3 tipos de clientes y cómo tratarlos

tipos de clientes y como tratarlos

Tres tipos de clientes y cómo tratarlos: El título del artículo de hoy es muy claro, ¿verdad? Y es que una de las claves de esa compleja disciplina llamada atención al cliente es el conocimiento puro y duro, un conocimiento teórico de la tipología de la clientela que nos permitirá poner en práctica una serie de recursos básicos para tratarlos, fidelizarlos y, por supuesto, enamorarlos.

 

TEXT - TOFU - Habilidades director general

 

 

Tipos de clientes y cómo tratarlos: la importancia de la empatía

Antes de pasar a describir tres de los diferentes tipos de clientes que podemos encontrarnos en nuestro día a día, permite que dediquemos unas palabras a subrayar una idea que a veces olvidamos: la importancia de la empatía.

Como ya sabes, la empatía es un rasgo fundamental de las grandes figuras del liderazgo empresarial. Pero, además, esa capacidad de imaginar lo que está sintiendo el cliente que tenemos delante, qué ronda por su mente mientras estamos hablando o qué sentimientos positivos o negativos le está generando la conversación es clave para averiguar con qué tipo de cliente estamos trabajando y qué técnicas o tácticas de comunicación y persuasión debemos aplicar en cada situación.

 

Tipo de cliente 1: el impaciente

La transformación digital en la que vivimos inmersos actualmente ha provocado que aumente este tipo de clientes: el impaciente, ese hombre o mujer que está acostumbrado a obtener información a golpe de clic y en un milisegundo y que, por supuesto, lo quiere todo “para ya”.

Los clientes impacientes no son sencillos de tratar, convencer y enamorar, pero con un poco de mano izquierda seguro que puedes conseguirlo. Dos claves fundamentales:

1. Potenciar de forma teórica y práctica tu capacidad creativa.

2. Trasmitir al cliente que somos conscientes de la prisa que tiene y convencerle de que nuestro equipo está trabajando “ya” en su encargo, cuenta o proyecto.

 

Tipo de cliente 2: el reservado

Uno de los tipos de clientes más complicados que existen son los llamados reservados, tímidos o introvertidos. Este perfil es complejo sobre todo por la dificultad que tiene “sacarle” la información que necesitamos para empezar a trabajar en su proyecto, entender las claves de su negocio, etc.

Algunas claves para tratar con este perfil tipo de cliente:

1. Prueba distintos tipos de comunicación: asertiva, proactiva, etc.

2. Si las reuniones presenciales no son eficaces, prueba a convocar reuniones online, a trabajar de forma remota o por teléfono, etc.

3. Si detectas que las reuniones en tu despacho intimidan al cliente reservado, propón entornos de trabajo más neutros como una sala de reuniones externa, el despacho del propio cliente, etc.

 

Tipo de cliente 3: el enfadado

Lamentablemente, el cliente tipo número tres de nuestra lista es uno de los más comunes en el apresurado mundo del siglo XXI. El entorno social, las dificultades de encontrar financiación o la competencia feroz son algunas de las causas de que prolifere ese tipo de cliente que parece enfadado cuando realmente está muy asustado y preocupado.

¿Cómo tratar con el cliente permanentemente enfadado? Dos claves:

1. Para enfrentarte con este cliente debes tener sólidos conocimientos teóricos y prácticos de dirección y liderazgo, una formación especializada en estrategias de negociación que te ayude a consolidar esa inteligencia emocional clave para tratar eficazmente todo tipo de conflictos profesionales.

2. No te empeñes en discutir o intentar convencer a un cliente que no quiere soluciones, sino conflictos. Es difícil callarse en una discusión, pero ahí precisamente está la diferencia entre un profesional y un gran profesional: dominar la situación en todo momento.

 

Hoy hemos hablado de tres tipos de clientes y cómo tratarlos, pero hay muchos más. ¿Quieres conocerlos? ¡Deja un comentario!

 

POST - TOFU - Habilidades Director General
Tags:

Añadir comentario