Cuatro consejos para encontrar tu nicho de mercado

nicho de mercado

Elegir el nicho de mercado no es lo mismo que definir los colores corporativos o el logo con el que una empresa se presenta ante los consumidores. Es mucho más que una decisión: puede determinar tanto su éxito como su fracaso.

Y no es que queramos quitarle importante a aspectos como el logo, los colores o el resto de elementos de que dan forma a la identidad corporativa. No, todo lo contrario. Sin embargo, nuestro propósito es dejar claro que en el momento de definir el público al que nos dirigimos nos estamos jugando mucho.

Entre otras cosas, porque esta decisión está asociada a la viabilidad del negocio, a sus posibilidades de acción en un mercado determinado y, por supuesto, al prestigio que pueda acumular durante su actividad comercial. Es decir, no es una apuesta sencilla.

 

 

¿Cómo encontrar el nicho de mercado ideal?

Por eso mismo es necesario que los directores de marketing, en acción conjunta con la alta gerencia, tengan conocimiento pleno del mercado en el que se mueve la empresa y realicen un análisis exhaustivo de quiénes podrían ser los principales clientes de los productos o servicios que desean poner en circulación.

El nicho de mercado es una porción relativamente pequeña de compradores que se encuentran en un escenario comercial más amplio. Dichos compradores comparten un interés específico que es el que la empresa pretende satisfacer.

Como se dijo antes, encontrarlo no es tarea fácil. Puede que ya existan y que las ofertas no satisfagan las necesidades de los usuarios; o incluso es posible que siempre hayan existido y nadie haya reparado en irrumpir en ellos.

Si estás en proceso de definir tu nicho de mercado o te preparas para irrumpir de lleno en tu área comercial, echa un vistazo antes a estas recomendaciones:

  • Realizar un análisis DOFA del negocio:

Lo primero es lo primero: saber qué es lo que tenemos y en qué aspectos debemos mejorar antes de ingresar en el mercado. Es más, se requiere un análisis DOFA detallado del producto o servicio que queremos ofrecer. La pregunta básica en este sentido es más o menos así: ¿es realmente viable lo que nos traemos entre manos?

  • Mide la potencialidad del nicho:

No elijas un nicho de mercado como si se tratara de un compromiso para toda la vida. Analiza primero las posibilidades que te ofrece, si crees que tu producto será capaz de despertar interés entre los clientes, y sobre todo si ves que dicho interés puede traducirse en opciones de negocio. Si no es así, cambia de nicho.

  • Analiza si es el nicho que te gusta:

Nadie trabaja cómodamente en algo que no le gusta. Por ello, no te dejes llevar solo por las posibilidades de negocio que un nicho te ofrezca. También valora si tú como marca te encuentras a gusto en ese escenario.

  • Valora la sintonía entre producto y cliente:

Una vez conozcas las necesidades de los consumidores y hayas ajustado tu producto o servicio, piensa si realmente tu oferta será capaz de satisfacer ese interés. La clave de esto reside en lograr que el producto se parezca lo más posible al consumidor. Si no es así, será como lanzar una botella al mar.

 

No te apresures a la hora de elegir tu nicho de mercado. Es un proceso que requiere tiempo, planificación y, sobre todo, una compleja labor de análisis. Sin embargo, vale la pena tomarse su tiempo. Los resultados hablarán por sí solos.

 

Innovación estratégica

Tags:

Añadir comentario