Venderse a uno mismo: estrategias, trucos y consejos

venderse

 La marca personal ha sido uno de los conceptos más explorados en la coyuntura actual. Sabemos de su importancia a la hora de emprender cualquier tipo de proyecto, sea o no de corte empresarial, y también de los riesgos que supone no invertir recursos para potenciarla, mejorarla y posicionarla.

Nuestra cultura es mayoritariamente visual y la imagen juega un papel fundamental. Lo que proyectamos hacia el exterior tiene un enorme peso y la mayoría de las veces adquiere un papel positivo o negativo de cara a los objetivos que persigamos.

Por lo tanto, es necesario cuidar nuestra imagen. Pero ojo, esto no quiere decir que bajo una determinada marca proyectemos falsas expectativas o elementos que encubran nuestra verdadera identidad. Se trata de lo contrario: de proyectar lo que realmente somos y dejar claro lo que buscamos. Tan sencillo como eso.

 

TEXT - TOFU - Estrategia de Carrera

 

Claves para venderse a uno mismo sin dejar de ser uno mismo

O tan difícil, según se mire. Porque aunque en principio parezca un ejercicio sencillo, a la hora de aplicarlo se revela mucho más complejo.

Venderse a uno mismo supone un trabajo previo de autoconocimiento a través del cual identifiquemos nuestras cualidades, habilidades y talentos más destacados para marcar diferencia con los demás. Por eso, si estás en dicho proceso, te recomendamos seguir atentamente estas claves. ¡No te las pierdas!

1) Controla tu lenguaje no verbal:

Vale que la eficacia de tu discurso es un punto importante, pero no olvides su complemento inmediato: el lenguaje no verbal, es decir, todos aquellos gestos, movimientos, posturas y hasta inflexiones de voz que acompañan lo que dices. Muéstrate fresco, paciente y usa el lenguaje corporal de manera correcta y siempre que sea necesario.

2) Destaca tus fortalezas sin olvidar tus puntos flacos:

Como bien sabes, la idea es sacarle brillo a tu perfil profesional y destacar los puntos que mejor te definan. Sin embargo, no caigas en el exceso de mostrarte perfecto; nadie lo es. Expresa tus puntos débiles y trata de que jueguen a tu favor. Ganarás en cercanía y liberarás tensiones.

3) Emplea un lenguaje efectivo y contundente:

Volvamos al asunto del lenguaje. Sí, es el principal soporte que tenemos cuando nos enfrentamos ante un público o a una entrevista laboral. Lo principal es que tengas las ideas claras y las expreses con naturalidad. Los discursos aprendidos se detectan al instante; sé tú mismo y no intentes impresionar. En últimas, tu marca personal eres tú mismo.

4) Identifica tu interlocutor:

Algo fundamental para saber cómo venderse a uno mismo es saber a qué tipo de persona o de público nos enfrentamos. Sí, está claro que hay algo en nosotros que siempre se mantiene igual y que constituye la columna vertebral de nuestra identidad. Sin embargo, eso no implica que no podamos adaptarnos a ciertos contextos o situaciones. Las personas no actuamos siempre igual: somos unos ante un auditorio de 200 personas y otros ante un jurado de tres integrantes. No es lo mismo asistir a un cóctel que a una conferencia. De eso se trata: de saber quién nos escucha para proyectar una imagen en sintonía.

 

POST - TOFU - Estrategia de carrera
Tags:

Añadir comentario