La metodología Scrum es un marco simple que facilita la colaboración en equipo en proyectos complejos. Se trata de un enfoque de trabajo muy sencillo, aunque su implementación en la práctica no suele serlo tanto.

Scrum enfatiza el trabajo en equipo, haciendo hincapié en la rendición de cuentas y la necesidad de abordar las tareas en base a iteraciones.

La claridad de los objetivos es crucial para avanzar hacia una versión cada vez mejor y más completa de los entregables. Scrum es parte del desarrollo de software ágil aunque, a día de hoy, se trata de un método que muchas compañías de diferentes sectores han incluido como parte de su estrategias

Scrum es reconocida por ser la metodología ágil más prestigiosa internacionalmente en el sector empresarial. De ella sabemos la rápida aceptación que ha tenido desde su creación, en el año 1992, cuando el teórico norteamericano Jeff Sutherland sentó las bases para su posterior desarrollo.

 

TEXT - TOFU - Herramientas de management

 

Durante muchos años Scrum ha liderado el denominado grupo agile, es decir, una categoría en la que se agrupan las metodologías que surgieron en las últimas dos décadas como respuesta a los modelos tradicionales de gestión.

También sabemos de sus excelentes resultados en distintas áreas empresariales, sobre todo cuando se trata de gestionar proyectos demasiado complejos o que requieran la ejecución de actividades simultáneas.

 

¿Qué es Scrum?

El marco de trabajo que propone Scrum es un método ágil en base al cual se proporcionan descripciones completas y detalladas de cómo hacer que todo salga adelante dentro de un proyecto. Se trata de decisiones consensuadas en las que participa todo el equipo, puesto que sus integrantes son los que, por su experiencia y formación, mejor pueden conocer las diferentes formas de resolver cualquier problema que se pueda presentar.

Scrum está relacionado con un equipo autoorganizado y multifuncional, donde destacan figuras como el ScrumMaster, que es quien ayuda al equipo a lograr trabajar al máximo rendimiento, y el propietario del producto, que es quien representa el negocio, los clientes o usuarios, y guía al equipo hacia la construcción del producto correcto.

 

¿Cómo aplicar la metodología Scrum para proyectos?

Antes de aplicar la metodología Scrum a proyectos es preciso tener claro que, aunque no existe ningún tipo de capacitación especial necesaria para comenzar, sí que hay que superar la limitación que impone el lenguaje propio de esta metodología.

Para aplicar Scrum a un proyecto es preciso mantenerse fiel a las reglas de esta metodología y conocer la jerga. Entre los puntos básicos destacan los siguientes:

  • Scrum comienza con la designación de un propietario del producto. Esta es la persona que representa el mejor interés del usuario final y tiene la autoridad para decir qué se incluye en el producto final.
  • El propietario del producto se encarga de realizar el backlog, una lista de tareas y requisitos que el producto final necesita. Aquí hay una parte importante: el backlog debe ser prioritario y eso es tarea del propietario del producto.
  • Las prioridades se establecen en base a la funcionalidad. Lo más importante es que el producto pueda ponerse en uso, mientras que cuestiones accesorias o relativas al diseño ocuparían un segundo lugar.
  • El Sprint, otro término clave en la jerga Scrum, es un marco de tiempo predeterminado dentro del cual el equipo completa los conjuntos de tareas del Backlog. El tiempo depende de las necesidades del equipo, pero suele fijarse en torno a las dos semanas.
  • Los equipos se reúnen todos los días para proporcionar actualizaciones de progreso en el Daily Scrum. Mucha gente también los llama “Daily Stand-Ups” o “Stand -up meetings”.
  • Cada Sprint finaliza con una revisión, o retrospectiva, donde el equipo revisa su trabajo y analiza formas de mejorar el próximo Sprint.

 

Implementación de la metodología Scrum

La implementación de la metodología Scrum puede completarse en 7 pasos:

Paso 1. Identificar al propietario de un producto que pueda asumir el rol de creación y facilitar la creación de la acumulación de productos.

Paso 2. Crear el Backlog.

Paso 3. Calcular el tiempo aproximado para la creación del backlog del producto

Paso 4. Planificar los Sprint cuidadosamente, idealmente deberían ser de 30 días.

Paso 5. Decidir el presupuesto del Sprint, para tener una idea aproximada de la cantidad de horas disponibles que el equipo tiene para trabajar.

Paso 6. Habilitar un espacio de colaboración para el equipo de Scrum.

Paso 7. Preparar un gráfico diario de burndown que permita rastrear el progreso diario.

 

¿Listo para probar un enfoque de trabajo ágil con la metodología Scrum?

 

Créditos fotográficos: liubomirt

 

Scrum: ventajas y desventajas del modelo

No obstante, como cualquier propuesta de gestión presenta dos caras. Si bien se adapta a ciertas circunstancias como los ambientes de crisis, el retraso en las entregas o las dificultades de coordinación de tareas, también presenta vacíos o limitaciones. Pese a sus múltiples beneficios, no se trata de una fórmula mágica.

¿Cuánto sabes de este método? ¿Podrías mencionar al menos tres beneficios de Scrum? ¿Y algunas desventajas? No te preocupes, si no lo sabes aquí te ahorramos trabajo. Echa un vistazo a lo que viene a continuación:

1) Usos y ventajas:

Scrum es una propuesta de gestión basada en la división del trabajo en iteraciones, es decir, fases con objetivos y tareas específicas. Esto hace que necesariamente aporte beneficios en aspectos como los siguientes:

  • Gestión de las expectativas de los clientes. Los clientes pueden participar en cada una de las iteraciones y proponer soluciones. De hecho, el proceso en su conjunto está pensado para un tipo de evaluación conjunta.
  • Resultados anticipados. Cada iteración arroja una serie de resultados. No es necesario, por tanto, que el cliente espere hasta el final para ver el producto.
  • Flexibilidad y adaptación a los contextos. Se adapta a cualquier contexto, área o sector de la gestión. No es una técnica exclusiva de ninguna disciplina.
  • Gestión sistemática de riesgos. Del mismo modo, los riesgos que pueden afectar a un proyecto son gestionados en el mismo momento de su aparición. La intervención de los equipos de trabajo es inmediata.

2) Limitaciones:

Pero ojo, antes de que te decidas por esta metodología de gestión, viene bien que mires las siguientes limitaciones en cuanto a su implementación:

  • Funciona sobre todo con equipos reducidos. Las empresas grandes, por ejemplo, deben estar sectorizadas o divididas en grupos con objetivos concretos. De lo contrario, el efecto de la técnica se perderá.
  • Requiere una exhaustiva definición de las tareas y sus plazos. Cuando estos dos aspectos no se definen adecuadamente, Scrum se desvanece. Recuerda que la división del trabajo en iteraciones (y de éstas en tareas específicas) son la esencia de esta metodología.
  • Exige una alta cualificación o formación. No es una modalidad de gestión propia de grupos junior o que apenas estén en proceso de formación. Gran parte del éxito de Scrum radica en la experiencia que aportan los profesionales de los equipos, quienes por lo general acumulan años de experiencia.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Herramientas de management


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)