Trucos y técnicas para selección de personal

seleccion de personal

El capital humano, los profesionales, los empleados, las personas. Ellos constituyen uno de los valores imprescindibles dentro de una empresa. Contar con el personal adecuado es condición indispensable para que una empresa llegue al éxito, aunque bien es cierto que tampoco lo garantiza.

Los siguientes trucos y consejos van encaminados precisamente a facilitar esta tarea, la de contratar a los candidatos ideales para formar el mejor equipo profesional posible.

 

La entrevista: preguntas muy concretas

Las preguntas deben ser muy concretas y ceñirse al ámbito laboral, directa o indirectamente. Unas indagarán en sus aptitudes o motivaciones, otras en su experiencia laboral, pero lo que nunca tiene cabida son las preguntas personales. También hay que estar muy atento a los detalles, descubrir si el candidato tiene algún mérito de interés para la empresa e invitarle a que profundice sobre ello.

 

Indagar en el pasado laboral

Muchos reclutadores de personal suelen centrarse demasiado en el futuro, con preguntas acerca de lo que el empleado quiere conseguir, y se olvidan de bucear en el pasado del candidato. Aunque sepamos su trayectoria laboral gracias al currículum, es la oportunidad de saber de boca del propio candidato los detalles y vicisitudes de sus anteriores empleos.

 

Ser previsor

Es importante contar con una base de datos con candidatos destacados en base a algunos requisitos previos. En general, todo el proceso debe estar lo bastante optimizado como para no perder el tiempo entrevistando (y menos varias veces) a candidatos cuyo perfil, desde un principio, no entra dentro de lo que busca la empresa.

 

No a lo normal, sí a lo excepcional

Uno de los errores que cometen algunos departamentos de selección de personal es el de ser excesivamente rígidos con el perfil a contratar. Esto puede tener una consecuencia muy clara, y es que todos los trabajadores contarán con un perfil muy similar, lo que repercute negativamente en su variedad de alternativas y capacidad de respuesta. Lo “normal” o “habitual” instaura a la empresa en la mediocridad, en el terreno de nadie. Y una vez instalados en la normalidad y la mediocridad, incorporar elementos excepcionales será cada vez más difícil.

 

Muy importante, escuchar

En una entrevista de trabajo lo importante no es lo que la empresa le tenga que contar al candidato, sino que el candidato convenza a la empresa de que tiene todo lo necesario para convertirse en empleado. Por tanto, la parte que representa a la empresa debe limitarse a preguntar y escuchar la respuesta al completo, tan solo interviniendo en caso de ser necesario y siempre para resolver dudas o matizar cuestiones sobre la respuesta en curso.

 

Atender a la comunicación no verbal

Un buen reclutador debe ser como una especie de psicólogo, un analista de las actitudes, los gestos y el comportamiento del candidato. ¿Sabías que hay reacciones en nuestro cuerpo prácticamente imposibles de controlar y que indican nuestro estado de ánimo o nuestras intenciones? A través de la comunicación no verbal se puede saber si el candidato es optimista o pesimista, si está tranquilo o nervioso, qué tipo de preguntas le incomodan o si está mintiendo en alguna respuesta.

 

El poder de internet

Hoy en día se pueden encontrar candidatos muy aptos en el entorno online. Por ejemplo, ponemos una oferta de trabajo en un portal de internet. Recibiremos las respuestas de los candidatos, las cuáles tendremos que evaluar. Pero no solo podremos evaluar su currículum o su carta de presentación. Si el candidato indica su página web personal podremos indagar en ella, y lo más probable es que si tiene web personal también tenga enlaces a sus perfiles en redes sociales.

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Liderazgo Transformacional

Tags:

Añadir comentario