Tipos de mercado: tamaño, impacto y características

tipos-de-mercado

Generalmente hablamos de mercado como algo único y que es igual en todos los casos. Lo relacionamos con la compraventa de productos y asumimos que tiene más o menos las mismas características en todos los frentes del comercio.

Sin embargo, esto no es del todo así. Si bien todos los mercados comparten elementos comunes y necesarios para que puedan denominarse de esta manera, aspectos como el contexto, los agentes que intervienen, la naturaleza de las empresas, los productos o servicios y hasta las dinámicas internas marcan la diferencia.

El mercado nunca ha sido unitario ni homogéneo. De hecho, en estas últimas décadas, gracias a la consolidación de las nuevas tecnologías e Internet como principal recurso de marketing, el espectro comercial se ha ampliado muchísimo más.

A los tipos de mercado que conocíamos hasta ahora se han añadido, por ejemplo, otros que pertenecen exclusivamente al terreno digital, es decir, campos en los que la interacción, el intercambio y las dinámicas tienen lugar en las redes y en otros recursos tecnológicos que han dinamizado y enriquecido la relación oferta-demanda.

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

 

Conoce los 10 principales tipos de mercado

Es imposible hacer una sola clasificación de los tipos de mercado. Las variables son tantas y tan diversas, que cada quien puede realizar su propia lista sin que resulte en ningún modo excluyente o preferencial.

Un mercado puede tener varias características y pertenecer a dos o más listas a la vez. Esto depende de la manera en que se apliquen los criterios de agrupación. La lista más genérica que se ha realizado hasta la fecha incluye 10 principales tipos de mercado en función de tres variables: su utilidad, su función y su naturaleza:

1. Mercado abierto:

Son las operaciones y movimientos de fondos públicos que se realizan desde las instituciones, casi siempre en cabeza del banco central de un país o algún tipo de confederación. Su función consiste básicamente en regular el volumen del dinero en circulación en la esfera pública.

2. Mercado de capitales:

Tiene que ver con las diferentes operaciones financieras que se realizan en un determinado espacio comercial a medio y largo plazo. Generalmente se efectúan de dos formas: a través de títulos de valores en la respectiva Bolsa de comercio o a través de préstamos bancarios e instituciones de inversión.

3. Mercado de ocasión:

Son aquellos espacios comerciales dedicados a la compra o venta de productos en condiciones más favorables que las habituales. Por ejemplo, un mercado de ocasión puede tener como fin la venta de productos de segunda mano, que estén fuera de temporada o que tengan algún defecto de fabricación. Los mercadillos en los pueblos y los centros urbanos son una expresión de este tipo de mercado.

4. Mercado de valores:

Son todas aquellas empresas, agentes, instituciones y cualquier otra entidad que se relacione de alguna manera con la emisión y control de valores, es decir, de bienes o servicios que sean negociables.

5. Mercado negro:

Hace referencia a todos aquellos movimientos, transacciones o intercambios que suceden por fuera de la ley o que no tributan lo correspondiente para que sea avalado por las autoridades tributarias de un país. El mercado negro suele originarse básicamente por dos razones: la escasez de un determinado producto o bien en relación con su demanda o el exceso de leyes impositivas.

6. Mercado potencial:

Los mercados potenciales no existen como tal. Son oportunidades o campos que permanecen inexplorados por las empresas pero que, a simple vista, suponen una gran oportunidad de negocio para las mismas. En buena parte de los casos dependen de la situación económica de un país o región o de las acciones que las empresas involucradas lleven a cabo para posicionarse en dicho escenario. Lo más normal es que tengan limitaciones de tiempo y condiciones.

7. Mercado central mayorista:

Son aquellos puntos que reciben los productos de cualquier clase (ganaderos, agrícolas, pesqueros, etc.) para luego comercializarlos en un centro urbano o una población determinada. Es decir, su labor es servir de intermediarios entre los mercados de origen y los consumidores.

8. Mercado de tránsito:

Puertos, pasos de frontera, aeropuertos y aduanas pertenecen a esta categoría de mercados, que se caracterizan por las transacciones y los intercambios de productos para luego ser distribuidos a sus destinatarios. Un ejemplo concreto lo vemos en los puntos de exportaciones e importaciones, donde se suelen pagar tributos para la entrada o la salida de los mismos de un país.

9. Mercado en origen:

Se caracterizan por estar muy cerca de los centros de producción de los bienes o productos que se comercializan. O dicho de otro modo, generalmente es en ellos donde se realiza la primera venta de los productos. Existen dos tipos de mercados de origen: las alhóndigas, que son tiendas privadas en las que se realiza la venta de los productos; y las lonjas, cuya función es la misma que las alhóndigas salvo que en este caso son de propiedad municipal.

10. Mercado de divisas:

Es uno de los más conocidos. En él se realizan transacciones y operaciones con monedas extranjeras, generalmente entre bancos delegados, instituciones e entidades financieras. En casi todos los casos, la idea es satisfacer una demanda de ciertos clientes y obtener ganancias sobre lo invertido.

 

Tipos de mercado según las características del producto

Ahora bien, si nos centramos en las características del bien, producto o servicio que se intercambia en un determinado espacio, los tipos de mercado se pueden clasificar en bienes perecederos, bienes duraderos, bienes industriales.

Los dos primeros hacen referencia, respectivamente, a aquellos productos que tienen una fecha límite de uso (algunos alimentos o incluso los combustibles) y aquellos que, por el contrario, permiten un uso continuado.

En cuanto a los del tercer grupo, se refiere a los productos primarios que sirven para la elaboración de otros artículos a través de procesos industriales más sofisticados o de producción en cadena, es decir, las denominadas materias primas.

Recuerda que antes de tomar la decisión de ingresar en uno u otro mercado, es vital que conozcas a la perfección tu producto y la naturaleza de tu empresa, pues estos dos aspectos definirán cuál es el espacio comercial que más te conviene para incursionar.

 

Conceptos Marketing

Añadir comentario