Si te has inscrito a un proceso de selección y has sido convocado por el departamento de Recursos Humanos de una empresa, debes tener claro que existen varios tipos de entrevista de trabajo y que cada una de ellas tiene distintos objetivos.

El error que cometen muchos profesionales del área de los negocios y la gestión es creer que todas las entrevistas son iguales y que presentarse a una es igual en todos los casos. De hecho, vamos a decirlo claro para que se te quede grabado: no hay fórmulas mágicas justamente porque cada proceso de selección y reclutamiento es único.

 

Tipos de entrevista: ¿por qué es importante conocerlos?

La entrevista como técnica cualitativa ha sido empleada durante décadas para obtener datos e información sobre los candidatos a un puesto de trabajo. Dicha información no solo tiene que ver con las funciones del cargo en sí mismo sino, además, con talentos, habilidades y herramientas de la persona como tal.

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Para que tal situación se materialice, es necesario que haya al menos dos personas: una que pregunta y recaba información y otra que suministra datos relacionados con un cargo o un empleo. Esto debe presentarse de común acuerdo entre ambas.

Sin embargo, las entrevistas varían su método en función de los objetivos que persiga la persona que la realiza. Pueden ser, por ejemplo, colectivas o individuales y en ambos casos los resultados y la información serán distintos. También pueden diferenciarse según su tipo de preguntas, su extensión, las pruebas, etc.

Por ello, es importante saber de antemano en qué condiciones se realizará este paso del proceso de selección de personal. No siempre es posible saberlo, por supuesto, pero sí que conviene tener una idea aproximada de ello para no llevarnos sorpresas.

 

¿Qué tipos de entrevistas son los más conocidos?

Como hemos dicho, los tipos de entrevista se diferencian entre sí por elementos como el método empleado, el tipo de preguntas, la extensión, el contenido, el número de participantes, entre otros. Veamos algunos de los más conocidos:

  1. Según el canal o formato:

Las  nuevas tecnologías han abierto nuevos canales y formatos para la realizar entrevistas. Sin embargo, eso no quiere decir que métodos más tradicionales se hayan quedado sin alternativas. Las principales son:

  • Entrevista por teléfono: conversación o diálogo.
  • Entrevista por correo electrónico: formulario de preguntas y respuestas.
  • Entrevista online: con medios como Skype o transmisiones en tiempo real.
  • Entrevista presencial: el candidato acude al lugar de la entrevista.
  1. Según el procedimiento:

Se diferencian por el tipo de procedimiento empleado durante la conversación, que sin embargo puede hacerse en distintos formatos. Algunas de ellas son:

  • Entrevista estructurada: cuando las preguntas son expuestas en un formulario o siguen una línea argumental definida.
  • Entrevista no estructurada: se basa en la recolección de datos e información de manera libre y sin necesidad de seguir un hilo argumental.
  • Entrevista mixta: se alternan preguntas estructuras y no estructuradas.
  1. Según el número de participantes:

No sólo existen las entrevistas individuales o en las que una persona se enfrenta cara a cara con el entrevistador. Veamos otras:

  • Entrevista en grupo: aquellas en las que intervienen tres o más candidatos.
  • Entrevista en panel: varios entrevistadores hacen preguntas a un candidato; la es un formato similar al de los tribunales académicos.

 

Como ves, existen muchos tipos de entrevista. Si eres candidato, conviene saber de antemano cómo actuar ante una situación específica. Pero si eres responsable del área de Recursos Humanos, debes tener claro cuáles son las habilidades quieres evaluar en los candidatos y a través de qué métodos.

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH