¿Sigues la mejor estrategia de dirección y liderazgo para tu empresa?

La dirección y el liderazgo como factor clave del éxito

El primer paso para alcanzar nuestras metas empresariales es definir de manera concisa la estrategia de dirección y liderazgo que necesitamos, tanto ahora como en el futuro. De este modo, sabremos con claridad si el talento con el que contamos en nuestras filas está preparado para asumir los distintos roles que le serán asignados a la hora de ejecutar la estrategia comercial de nuestra empresa.

El clima económico actual, marcado profundamente por la crisis europea de la deuda, las dificultades económicas mundiales y la incertidumbre sociopolítica a nivel internacional, exige dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento. Si a estas cuestiones externas a nuestro negocio, le sumamos los problemas propios de cada sector y otras presiones locales ya es innegable la necesidad de apostar por directores generales y altos ejecutivos sin miedo a los cambios, que sepan adaptarse y que propongan ideas innovadoras para elaborar estrategias nuevas, que respondan a cada uno de los problemas que puedan plantearse durante la ejecución de un plan, ya sean provocados por causas internas o ajenas a nuestra actividad profesional.

Sólo un tercio de las iniciativas estratégicas tienen éxito. Con el amplio bagaje y experiencia en gestión y el esfuerzo que se invierte en cada una de ellas, el fracaso de dos tercios de las iniciativas que se lanzan en el ámbito estratégico pone de manifiesto la importancia de analizar todas las causas del problema para adelantarnos  al fracaso con la puesta en marcha de aquellos cambios que la eviten.

Una de las causas que provoca esta proporción de fracasos es la falta de dirección y liderazgo adecuados para ejecutar la estrategia comercial establecida. Una empresa que crea que ya tiene todo el talento que necesita, muy probablemente, esté cometiendo un error. En realidad, se trata de justo lo contrario. Para contar con una correcta estrategia de dirección y liderazgo está estrechamente ligada a la estrategia comercial. Y, para ello, define y busca a los líderes más adecuados para cada rol, especifica qué capacidades debe reunir y cómo han de comportarse para cumplir con el planteamiento comercial.

En la práctica son muchos los directores y ejecutivos que utilizan distintos métodos para evaluar el liderazgo. Para mejorar el talento de su empresa envían a sus ejecutivos a los mejores programas para formar líderes, sin embargo, lo verdaderamente necesario sería determinar qué tipo de líderes va a necesitar su empresa en el futuro y cómo capacitarlos para ello. Tener en cuenta el éxito que hayan cosechado en el pasado no asegura que, en una situación nueva, con nuevas circunstancias vayan a saber actuar. Por eso, cuando se planifica una estrategia comercial es necesario saber si nuestros líderes están preparados para realizar sus tareas. Por otra parte, también es necesario tener en cuenta que un buen líder no es aquel que se defiende bien en solitario, sino que también debe saber trabajar en equipo y saber sumar sus capacidades individuales al liderazgo colectivo que forma la suma del talento de una empresa.

 

¿Cómo saber si tus líderes están preparados?

Si, al mismo tiempo que elaboramos la estrategia de comercial, definimos claramente las necesidades de liderazgo que van a surgir, optimizaremos nuestros recursos. A pesar de esto supondrá un esfuerzo adicional, es clave para saber si contamos con el equipo necesario para llevarlo a cabo y disponer las herramientas que adapten el talento a las posibles dificultades que puedan darse en el futuro.

Por último, es fundamental recordar que en una buena estrategia de dirección y liderazgo siempre debe contar con un punto de vista global, con una cultura empresarial armonizada con las estrategias a llevar a cabo y asumir los cambios como parte de su identidad, ya que, la práctica es la mejor forma de invertir en nuestros líderes.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Añadir comentario