Reclutamiento y selección de personal, principales fases

Uno de los procesos más importantes para una compañía es la selección del personal. Los trabajadores son, en últimas, el mejor activo de las organizaciones, y conviene que su elección se fundamente en criterios claros.

Contrario a lo que se pensaba hasta hace poco, no se trata de seleccionar a las mejores personas en términos de rendimiento. Este indicador es importante, quién lo duda; sin embargo, no es el único al cual debe recurrir un jefe de Recursos Humanos cuando se enfrenta a la laboriosa tarea de elegir entre varios candidatos.

La selección de personal, o también llamado reclutamiento, es un proceso que exige la puesta en marcha de criterios integrales. Además del rendimiento, también importan cuestiones como la actitud, la disponibilidad, la aspiración salarial, la cualificación y, cómo no, la experiencia en puestos anteriores.

Si quieres empezar a aplicar el liderazgo transformacional, te enseñamos cómo en nuestra guía: ¿Qué es el liderazgo transformacional y cómo desarrollarlo dentro de tu empresa?

 

¿Cómo reclutar personal? Algunos pasos básicos

Para no morir en el intento, los responsables de Recursos Humanos deben tener clara la importancia de asumir el reclutamiento como un proceso. La primera impresión es importante, pero no definitiva. Por lo general, no basta con un primer contacto entre la empresa y los candidatos a los cargos disponibles.

Por supuesto, las etapas de selección varían en función de cada caso. No obstante, los pasos que no deben faltar en cualquier proceso de este tipo son:

1. Definir la necesidad:

En otras palabras, ir al origen del proceso. Junto a los directores generales o de área, el responsable de Recursos Humanos debe identificar las vacantes que la empresa necesita cubrir, las funciones que se derivan de dichos cargos y el perfil que podrían cumplir los candidatos.

2. Reclutamiento:

La empresa debe emplear varios canales para difundir la oferta laboral si quiere que el perfil de los candidatos sea variado. Entre más canales se empleen, más opciones habrá de encontrar a la persona perfecta para el cargo.

3. Filtración de currículos:

Sin embargo, el área de Recursos Humanos también debe contar con que varios candidatos se hayan postulado sin tener el perfil de la oferta. Esto se soluciona con una filtración de currículos, un paso fundamental para no perder tiempo contactando a quien no está cualificado para el puesto.

4. Entrevista:

El siguiente paso es uno de los más conocidos: la entrevista. La empresa puede realizar cualquier metodología para obtener la información necesaria de cara al proceso de selección. Las hay de varios tipos: abiertas, cerradas, individuales, grupales, test psicológicos, de rendimiento, entre otros.

5.  Verificación de los datos:

Filtrados los datos y realizada una preselección de candidatos, la empresa debe confirmar los datos que cada postulante ha suministrado en sus currículos o en el momento de la entrevista. Lo más usual son las referencias a terceros.

6.  Elección:

Tras una valoración exhaustiva de los perfiles más llamativos, finalmente llega el momento en que el jefe de Recursos Humanos debe elegir a una persona, que a partir de ese momento será parte de la empresa. Antes de ello es posible que se realice una segunda y hasta una tercera entrevista.

7. Inducción y seguimiento:

La empresa debe facilitar la incorporación del nuevo trabajador al menos en los primeros días. Además, durante ese período es necesario que realice sesiones individuales con él para conocer su nivel de adaptación al cargo y al ambiente laboral. El feedback es clave en esta etapa.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario