¿Qué indica el concepto de utilidad marginal?

UTILIDAD MARGINAL

Muchas veces hemos escuchado la siguiente fórmula: si un producto o bien abunda en un determinado mercado, su precio disminuye; pero si, por el contrario, las unidades de ese producto son escasas, su precio aumenta. Hablamos, desde luego, de uno de los fundamentos de cualquier operación mercantil.

Sin embargo, esta relación unidad-producto-precio no siempre está determinada por el valor monetario que el mercado le asigna al producto. También existen otros factores que pueden influir en el momento de la fijación de los precios.

La utilidad marginal es uno de ellos. Este concepto, desarrollado en la segunda mitad del siglo XIX y parte del XX, se refiere al valor subjetivo que el consumidor le otorga a un bien o producto consumido. Es decir, el valor que se deriva del grado de utilidad de ese bien en función de sus expectativas.

El ejemplo clásico lo encontramos en el agua: allí donde este producto abunda o es de fácil acceso, el consumidor le otorga menos importancia; pero en las zonas en las que su presencia es escasa, el consumidor lo valora mucho más. O también en los diamantes, que por su rareza, extravagancia y difícil hallazgo es un producto con un alto valor de utilidad marginal en el mercado de las piedras preciosas.

De ahí que, como veíamos antes, la utilidad marginal también sea un factor a tener en cuenta en el momento de la fijación del valor comercial de los productos.

Si quieres aprender todo lo esencial sobre las finanzas, descarga el ebook: Los conceptos más importantes de las finanzas que todo manager debe conocer

 

Utilidad marginal y utilidad total

Para precisar aún más el concepto, vale la pena añadir la distinción que los economistas del siglo XIX, basándose en las ideas del teórico inglés Jeremy Bentham, establecieron en torno a la utilidad de un producto o bien:

a) Utilidad total: se refiere a aquella que proporciona toda la cantidad consumida de un producto; es decir, esa pieza del producto en concreto. Esta utilidad es parcial y no está relacionada con ningún otro concepto.

b) Utilidad marginal: por el contrario, la utilidad marginal habla del valor aportado por un producto en relación con varias unidades. O dicho en otras palabras, establece el aumento o la disminución de la utilidad total de las unidades de un producto, desde la primera a la última que han sido consumidas. Es un indicador gradual.

Volvamos al ejemplo del agua para ilustrar los dos tipos de utilidad. En el primer caso, la utilidad total es la que tiene cada vaso de agua por separado.

En cambio, la utilidad marginal habla del valor que el consumidor le otorga a los vasos de agua que consume gradualmente. El primero de ellos tendrá un valor especial, pues en ese momento la necesidad de saciar su sed es acuciante. Sin embargo, el valor del segundo, el tercero y el cuarto vaso será menor: mientras más agua consuma, más cerca estará de haber saciado su necesidad.

 

Tipos de utilidad marginal

En función de esta definición, los expertos han establecido tres tipos básicos de utilidad marginal que pueden ser apreciados en cualquier mercado:

a) Positiva: cuando el consumo de cada unidad adicional, antes que disminuir, eleva el grado de utilidad marginal. Es decir, cada nueva pieza adquirida aumenta el interés y las expectativas del cliente o consumidor.

b) Negativa: por el contrario, cuando el valor de cada nueva unidad es menor (como sucede con el ejemplo del vaso de agua).

c) Neutra: cuando el consumo de nuevas unidades no tiene ninguna injerencia en el valor de la utilidad total de un producto; simplemente se mantiene estable.

 

Post relacionados:



POST - TOFU - Conceptos Finanzas  - DUPLICADO

Tags:

Añadir comentario