¿Qué habilidades debe tener un category management?

category management

¿Has oído aquella frase popular según la cual «cada cosa tiene su lugar»? Pues bien, en esta ocasión vamos a tomarla como punto de partida para explicarte qué es el Category Management o también llamado ‘Catman’.

Ojo, no es que una persona que desempeñe estas laboras se dedique tiempo completo a la elaboración de frases y refranes populares.

No, en realidad nos referimos a otra cosa. El Category Manager es la persona que se encarga de acondicionar las tiendas y los demás espacios donde se realizan las ventas de ciertos productos para que la experiencia no sólo resulte placentera sino que, además, guarde coherencia con el concepto del artículo y los valores de la compañía.

 

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

 

Category Management: mucho más que decorar espacios

Sí, lo primero que pensamos cuando hablamos del Category Management es que se trata de decorar espacios. Sin embargo, esta concepción es simplista y muy limita. La distribución y decoración de espacios es solo una de las tantas funciones que le son propias al Catman.

Cuando vendemos un producto, no sólo es importante tener claro su concepto; a la vez, necesitamos contar con un espacio adecuado para exhibirlo y generar interés entre los consumidores. El sentido de la vista juega un papel importante en un proceso de venta.

Por ello, antes de acondicionar dichos espacios, el Category Management tiene que haber realizado un estudio de mercado, haber recolectado información sobre el punto de venta y tener presentes las necesidades del público.

Una vez tenga claros dichos elementos (en el lenguaje del marketing se conocen como insights), elaborará un estrategia para ubicar el producto en su respectivo punto de venta, para lo cual tendrá en cuenta elementos como el espacio, la iluminación del local, la señalización o la comunicación, entre otros.

 

¿Qué habilidades debe tener un Category Manager?

Como vemos, el Category Manager es alguien que traslada conceptos abstractos a un plano real, el del espacio en el que se venden nuestros productos.

Esta capacidad no es propia de un director de marketing, aunque puede que algunos de ellos la tengan. De hecho, ahora mismo se habla del Catman como una profesión en sí misma, es decir, que ya no depende de otras.

Cuando se trata de puntualizar las habilidades esenciales que debe tener una persona que desee emplearse en estas tareas, las 5 principales son:

1. Capacidad analítica:

Lo principal es saber analizar los datos que se derivan de estudios y encuestas de mercado para reflejarlos más adelante en los conceptos estéticos del espacio destinado a la venta del producto. Es decir, deducción pura y dura.

2. Comprensión de las dinámicas comerciales:

También es importante que el Catman conozca el mercado en el que circula el producto; si no, sus propuestas estéticas serán erróneas.

3. Persuasión:

Le corresponde, además, saber vender una idea. Parte de su labor se resume en entablar reuniones con proveedores, minoristas, compañías de investigación de mercados y, como es lógico, con los representantes de la empresa. El objetivo es generar confianza en sus apuestas conceptuales.

4. Habilidades gráfico-espaciales:

La capacidad de pensar en imágenes y el acondicionamiento de espacios son dos talentos que deben estar inscritos en su ADN. De la mezcla de ellos dos saldrán sus propuestas para la adecuación de los puntos de venta.

5. Capacidad de escucha:

Y, claro, no podía faltar la habilidad para saber escuchar a los demás, pues se trata de un trabajo que se alimenta de muchas fuentes, tanto de ciencias exactas como de otras de corte estético y gráfico. Cuanta mayor capacidad tenga nuestro Catman para captar mensajes esenciales, mejor será su propuesta.

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing
Tags:

Añadir comentario