¿Qué es y para qué sirve una carta de crédito?

Qué es una carta de crédito

Llamada también “Crédito comercial” o ” Crédito documentario”, la carta de crédito es uno de los medios de pago más fiables en el comercio internacional. Consiste en un instrumento mediante el cual un banco emisor, siguiendo las instrucciones de un cliente u ordenante -comprador o importador-, hace un pago a un tercero o beneficiario -vendedor o exportador- contra la entrega de la documentación exigida, normalmente la que evidencia el embarque de determinada mercancía (certificados aduaneros, factura de compra, seguro). Su función es garantizar las compraventas a distancia dentro de un mismo país y también con el fin de exportar mercancía a otros países.

Si quieres conocer los esenciales del marketing, descarga el ebook: Los 5 conceptos clásicos del marketing que no dejarán de ser útiles

En estos casos, el banco asume la responsabilidad de supervisar pero no se hace responsable de la mercancía objeto de la carta de crédito. No obstante, aún en el supuesto de que un cliente se declarase en bancarrota, el banco estará obligado a pagar siempre y cuando los documentos cumplan los términos acordados en el crédito documentario. Por eso, su principal característica es que aporta confianza y seguridad a las transacciones comerciales realizadas desde cualquier parte del mundo.

De este modo, una carta de crédito se pone en funcionamiento cuando un vendedor y un comprador acuerdan una serie de condiciones (forma de envío, calidad, cantidad, forma de pago, valor). El comprador solicita a su banco que se emita una carta de crédito a su favor, momento a partir del cual el banco asume la responsabilidad de pagar al vendedor cuando se cumplan las condiciones de la transacción. A su vez, el banco emisor avisa al banco del vendedor de que hay un crédito documentario del que su cliente es beneficiario.

Tipos de carta de crédito

Se pueden contabilizar distintas modalidades de carta de crédito que pueden ser emitidas por un banco en función de sus requisitos y plazos.

  1. Irrevocables. La mayoría de las cartas de crédito tienen esta naturaleza ya que el acuerdo establecido entre las partes no se puede modificar sin el consentimiento previo de todos los agentes involucrados.
  2. Nominativas. Aquellas que indican expresamente qué bancos están autorizados para emitir, confirmar y negociar la carta de crédito. En caso contrario, se dice que es una carta de crédito negociable.
  3. Comerciales. Cuando la transacción es una operación de compraventa a nivel local o internacional -de importación o de exportación-.
  4. A vista, por aceptación o por pago diferido. Dependiendo de su disponibilidad, el crédito documentario se califica de a vista cuando el pago es inmediato contra la presentación de la documentación acordada. Por el contrario, será por aceptación cuando el banco pagador acepta una letra de cambio librada a plazo cierto, y de pago diferido, cuando el pago tiene lugar dentro de un plazo determinado tras la utilización de la carta de crédito (a un determinado vencimiento).
  5. Transferibles. En este caso, el exportador puede transferir todos o parte de sus derechos a otra parte. De este modo, evita usar sus propios fondos para comprar la mercancía de su proveedor. Para ello, deberá indicarse la transferencia en los términos de la carta de crédito.
  6. Stand by. Coloquialmente, se podría decir que este tipo de cartas de crédito responden a un plan B. Es una especie de garantía bancaria utilizada para cubrir obligaciones financieras por falta de pago. Por lo general, este tipo de créditos caduca a los doce meses.

 

Post relacionados:

 

conceptos-marketing

Tags:

Añadir comentario