Pensar en positivo. Recuperar la ilusión

Te has sentado a hablar con tu jefe sobre tus posibilidades de desarrollo profesional. Has tenido en cuenta todas las recomendaciones: le has expuesto tus inquietudes, has argumentado correctamente tus logros, has utilizado un tono abierto y amistoso… Tu jefe, te entiende y comparte tu razonamiento, pero muy a su pesar las circunstancias no permiten el incremento salarial que te mereces. Su negativa está sobradamente justificada, también entiendes su postura, pero eso no impide que pierdas la ilusión y te desmotives. Al final, sigues sintiéndose mal pagado.
La desmotivación puede tener orígenes diferentes. Tiene que ver, por un lado, con el motivo de la negativa y con cuántas veces han solicitado un incremento retributivo sin éxito. Lo primero que debes entender es a qué se debe esa negativa y si realmente está justificada. Si has tenido un extraordinario éxito, has ayudado a lanzar un producto que ha tenido una acogida espectacular en el mercado y ha producido grandes beneficios en la empresa, por muy mal que ésta tenga sus cuentas, resultaría muy difícil justificar una negativa, porque el propio éxito financia ese incremento retributivo.
Puede tratarse también de un tema de tu ciclo de desarrollo, unido a un contexto desfavorable. Puede darse el caso de que estás en el tope de tu nivel y ahora mismo no hay hueco para moverte a otro puesto o aumentarte las funciones y responsabilidades. En este caso una negativa se podría dar de forma justificada, pero habría que intentar compensar la situación a nivel de retribución flexible y salario emocional.

Qué puede hacer tu jefe por ti
Parte del salario emocional es reconocer el trabajo del colaborador para que se sienta más valorado, haciéndole partícipe en la toma de decisiones con su opinión y criterio (aunque la decisión final será del jefe), invitándole a determinadas reuniones, asignándole proyectos o temas que le interesan, dándole visibilidad dentro o fuera de la compañía… Las posibilidades en forma de salario emocional son muy amplias.
Una de las claves de la retribución radica en conocer al empleado y sus necesidades (su momento en el ciclo de vida, y qué cosas valora). Luego, si la empresa tiene una política de retribución flexible, eso proporcionará las herramientas. Aunque esa política no exista de facto, todavía hay margen para hacer cosas dentro de la esfera del salario emocional, para que esa persona no pierda el compromiso.

Piensa en el futuro
Recuperar la ilusión es un trabajo conjunto, que depende tanto de la actitud de tu jefe hacia esa situación como de tu propia manera de llevar las cosas. Tienes que identificar tareas que te resultan gratificantes. Si no puedes crecer en número de funciones, intenta identificar aquellas con las que más disfrutas, que se te dan bien especialmente y que por ello, probablemente harás de forma más eficiente. Esto tendrá un retorno a medio o largo plazo.

TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

Por otro lado, si al valorar la situación compruebas que la expectativa es no crecer en los próximos años, la opción inteligente pasa por desarrollar tus habilidades profesionales, tanto a través de la formación que proporciona la empresa como complementándola con formación externa. Dimensiona y desarrolla tus habilidades hacia lo que quieres ser profesionalmente, porque eso te va a generar un extraordinario valor en el mercado a medio plazo y te ilusionarás con el camino.
La compañía planifica tu desarrollo dentro de la organización, pero tu carrera  profesional a largo plazo está bajo tu control. Por tanto, desarrolla tus habilidades, aunque la empresa no las necesite, para posicionarte en tareas que implican mayor gestión. Bajo esa perspectiva, desarrolla las competencias que crees que serán útiles para tu siguiente paso.
Intenta ser atractivo para el mercado, potencia el networking. Te va a ser gratificante y va a evitar que caigas en la desmotivación habitual de la rutina y de pensamientos del tipo: “tengo que estar aquí, no quiero estar aquí, pero no tengo a dónde ir”.
Busca proyectos internos o externos en los que puedas involucrarte. Proyectos transversales, corporativos, donde se pide que determinados empleados aporten su criterio y su diversidad de conocimientos. Eso será interesante y aportará un punto de aire fresco a tu día a día.

Fuente imagen: Flickr/Mish Sukharev
El autor de este post es José Canseco, profesor EAE Business School y Socio Director de TheHumanTouch, empresa de consultoría estratégica de gestión de personas, cuyas principales áreas de experiencia son: modelos de liderazgo, performance management, sistemas de retribución, innovación organizativa y gestión del talento. Puedes seguirle en twitter: @JosCanseco




POST - TOFU - Aumento de Sueldo



Tags: ,

Añadir comentario