Las tendencias de formación en la empresa en 2016

Las estadísticas del sector profesional indican que en el año 2016 la cantidad de empresas que va a apostar por la formación será aún mayor. La tendencia es clara, tratándose de un aspecto que ha ayudado a que los empleados de una gran cantidad de compañías alcancen mayores niveles de rendimiento. Tanto líderes y altos cargos como cualquier otro tipo de profesional de las empresas se puede beneficiar de manera importante de estos procesos de aprendizaje. Y junto al crecimiento previsto para 2016 este año también habrá una considerable cantidad de cambios.

Una formación más generalizada

Hasta ahora la principal preocupación de las empresas en relación a la forma de aplicar los procesos de formación se encontraba en reforzar los conocimientos técnicos y aislados de los empleados. Esto significaba que si un trabajador ocupaba una posición específica, los conocimientos que mejoraría estarían relacionados también con este puesto. Era la práctica habitual en los años previos y un concepto que podía ser adecuado en cierta manera, pero que resultaba limitado a la hora de proporcionar una mayor proyección a los empleados. No se aprovechaba su talento multidisciplinar, ni tampoco se potenciaban sus funciones aplicadas a diversas tareas y acciones. Era un modelo de formación caduco que ya está siendo sustituido por un método más generalizado.

Las empresas han visto los beneficios que existen en aplicar los procesos de formación de una manera más natural y general en cada uno de los empleados. El concepto reside en sacar a los trabajadores de las zonas de confort en las que se encuentran para hacerles más valiosos en todo tipo de aspectos de los que puedan llegar a sacar provecho en el día a día de su empresa. Estos planes de formación contemplan todo tipo de habilidades y mejoras con las que los profesionales acaban siendo más útiles, más eficientes y más independientes en el sentido de ser capaces de superar pequeños obstáculos por sí mismos.

Para una empresa un empleado bien formado, con gran destreza y de conocimiento múltiple, es el ideal en un momento en el que se requiere tener un equipo que siempre esté a la última y que demuestre capacidad para llevar sus niveles de habilidad mucho más lejos de donde están.

Áreas formativas de mayor popularidad

No todos los empleados van a ser líderes de equipo, al menos de momento, pero sí es importante que entiendan cómo piensa un líder, cómo actúa y qué es lo que siente cuando tiene que interactuar con sus colaboradores. Es por ello que una de las tendencias en formación para este año 2016 reside en formar a los empleados en cuanto a la forma de dirigir unidades y equipos de trabajo. Se les instruye para que tengan habilidades de liderazgo más remarcadas y que así sepan imponerse ante la aparición de oportunidades en su núcleo laboral. Es parte de los conocimientos que les permitirán convertirse en el empleado ideal para recibir un ascenso y comenzar a dirigir sus propios equipos.

También tiene una importancia cada vez más gradual el conocimiento sobre prevención de riesgos laborales, lo cual puede llegar a ser especialmente positivo para la empresa. Tener un equipo formado en cuanto a la forma más segura de trabajar, con capacidad para anteponerse a la adversidad y para tomar decisiones en situaciones drásticas en las que puedan encontrarse, le puede aportar mucho bien a la compañía en la que trabajen. Y lo mismo se puede decir de la importancia que gana año tras año la formación en idiomas. A las empresas les parece un factor imprescindible que su equipo de trabajo disponga de conocimientos de idiomas que no se limiten a los estándares. Aunque el inglés está cada vez más presente en la oficina, también se confía en otros idiomas de una importancia creciente, como es el caso del chino, francés o alemán.

 Este tipo de formación se aplica a todas las áreas de las empresas, tanto a los pequeños como a los grandes puestos, y tampoco entiende de volumen corporativo. No obstante, se impone adoptar estas tendencias de 2016 con mayor urgencia en aquellas empresas que están disfrutando de un mayor crecimiento y expansión. De esa forma siempre habrá empleados y líderes de equipo preparados para afrontar los cambios que se produzcan en el entorno de trabajo sin ningún tipo de problema.

Añadir comentario