La innovación en el management, recordando a Peter Drucker

Innovación, emprendimiento, dirección por objetivos… ¿Te suenan, verdad? Son conceptos claves en el mundo empresarial de hoy, que repetimos continuamente y que tienen más vigencia que nunca en un mundo que intenta sacudirse de encima la crisis económica que nos azota desde hace años.

En realidad son términos desarrollados por el austríaco Peter Drucker (1909-2005), uno de los pensadores más influyentes del siglo XX en el ámbito de la gestión de las organizaciones. Sus ideas le han llevado a ser considerado como el padre del management como disciplina y su obra sigue siendo estudiada en las principales escuelas de negocio de todo el mundo. Y es que hay clásicos que nunca pasarán de moda.

Pero volviendo al tema principal de este artículo, la innovación es una de las palabras mágicas y más repetidas con la que, con su sola presencia, podremos solucionar la mayoría de los males que actualmente acechan a la gestión de la empresa. Ciertamente, esa popularización o banalización del término innovar nos lleva a querer recuperar las raíces del pensamiento que inspiró a Drucker.


TEXT - TOFU - Habilidades del manager (Duplicado)

 

En uno de los más celebrados artículos de Peter Drucker, “La disciplina de la innovación” -escrito en 1985 pero que sigue siendo absolutamente válido hoy día-, afirmó que la innovación en cualquier empresa nace al combinar factores internos y externos. Para facilitar su comprensión, el autor clasificó estos factores en siete tipos:

1. Acontecimientos inesperados.

Drucker los define como productos o servicios que son un éxito o fracaso fuera del contexto habitual de la empresa. Un ejemplo clásico es el desarrollo del inesperadamente popular Post It por 3M, que nació a partir de un pegamento que no funcionaba como estaba previsto.

2.  Incongruencias entre las expectativas y la realidad.

Los servicios 24horas/7días a la semana de atención telefónica eran impensables hace unos años. Pero las nuevas tecnologías permiten callcenters en otras partes del mundo que dan servicio a las zonas en las que se duerme o la incorporación de redes sociales como canal de atención al cliente.

3.  Necesidad de procesos comunes para mejorar productos o servicios.

Un ejemplo de este caso es el uso de tapones de corcho sintéticos, a pesar de los puristas, para evitar los defectos de los tapones de corcho natural que hacen desechar miles de botellas de vino cada año.

4.  Cambios demográficos.

Los cambios en población, educación, esperanza de vida o ingresos suponen grandes oportunidades de negocio para las empresas que estén atentas a las nuevas demandas que surjan. Así, encontramos empresas que ofrecen productos enfocados a una población que tiene cada vez más ancianos o el surgimiento de servicios “low-cost” para dar respuesta a la reducción de ingresos.

5.  Cambios en los sectores y el mercado debidos a la demanda o la oferta de nuevos productos o servicios.

El mejor ejemplo son las nuevas tecnologías digitales e internet que han propiciado el desarrollo fulgurante, en los últimos años, de las redes sociales y un creciente mercado de aplicaciones, servicios y empresas online.

6.  Cambios de percepción

El caso paradigmático es todo lo que tenga que ver con la moda, que lanza nuevas tendencias de forma continuada. O, en un aspecto menos banal, los cambios de actitudes más conscientes con el medio ambiente que favorecen el desarrollo de productos  de consumo ecológicos.

7.  Nuevos conocimientos

Los continuos avances de la ciencia o la tecnología han introducido innumerables productos y servicios en nuestra vida cotidiana: en este caso un excelente ejemplo es el imparable desarrollo de los teléfonos móviles en los últimos años.

Sn duda, los directivos y emprendedores tienen una importante deuda con Peter Drucker, porque si las empresas saben analizar estos siete factores de innovación, pueden tener a su alcance nuevas oportunidades de negocio. Otra posibilidad consistiría en generar nuevas ideas, interrelacionando estas diferentes aproximaciones a la innovación que nos ofreció la privilegiada mente de Drucker.

¿Cuál de estos factores de innovación tienes en cuenta en tu empresa?

 

Post relacionados:



POST - TOFU - Habilidades Manager (Duplicado)

Fotografía de Peter Drucker cortesía de la Claremont Graduate University (GDU)

Añadir comentario