Escucha activa y dirección: niveles e importancia

¿Cuántas veces no hemos oído hablar de que un buen líder debe desarrollar, entre otras habilidades sociales, la capacidad de la escucha activa? Seguramente, muchas. Sin embargo, ¿en qué consiste realmente aquello? ¿Se puede potenciar o es una habilidad con la que simplemente nacemos y luego reforzamos?

TEXT - TOFU  - Nuevas habilidades Liderazgo

Escucha activa, ¿en qué consiste?

Lo que conocemos como escucha activa es la capacidad que tienen ciertas personas para seguir atentamente lo que su interlocutor les habla. Es decir, son capaces de seguir el discurso de la persona que tienen delante sin que nada pueda distraerlos.

Aplicada al terreno de la gestión de equipos y la dirección empresarial, es una de las habilidades sociales que más se exigen a personas que se dedican a la alta gerencia, la gestión de equipos y los Recursos Humanos.

Hoy día, dada la velocidad de los procesos y los múltiples factores de nuestro entorno que acaparan la atención (principalmente ciertos dispositivos electrónicos), es difícil mantener el interés en un mismo punto o discurso. Las personas con una capacidad de escucha activa alta sí que lo consiguen; de hecho, sacan enormes beneficios de ello.

 

¿Cuáles son los niveles básicos de la escucha activa?

Existen varios niveles de escucha activa. No todas las personas tenemos el mismo grado de atención a la hora de una interlocución. Veamos:

  1. Parafraseo: hace referencia a los casos en que resumimos lo dicho por la otra persona. No todo su discurso, por supuesto, pero sí las frases o palabras que más nos llamen la atención. Este sencillo gesto le hace saber al interlocutor que seguimos su mensaje y que nos interesa.
  2. Estado emocional: este nivel de escucha activa supone un mayor grado de empatía con quien nos habla. El ponernos tristes, alegres o nostálgicos es una forma de atender a sus palabras y transmitir la idea de que estamos junto a él en el sentimiento que quiere expresarnos.
  3. Validación: es una forma de dejar claro no sólo que escuchamos lo que nos dicen, sino que estamos de acuerdo o no con ello. En cualquier caso, el hecho es que estamos implicados en la conversación.
  4. Estar de acuerdo: es una situación propia de las personas que solamente escuchan cuando están de acuerdo con lo que su interlocutor dice. Si no es así, pierden fácilmente el hilo de la charla y dejan que éste habla y hable hasta que acaba su turno de palabra. Sin embargo, el nivel de escucha en esta situación suele ser la más baja de los cuatro casos expuestos.

 

¿Por qué la alta dirección necesita de la escucha activa?

El director de una empresa no solo toma decisiones y delega responsabilidades. Entre sus principales funciones está la gestión humana, es decir, el trato directo con todas las personas que integran sus equipos de trabajo.

¿Te imaginas un gerente de empresa que no aplique la escucha activa en su día a día? ¿Qué sería de su labor? Es más, ¿qué resultados obtendría de esos mismos equipos?

Es simplemente impensable que no recurra a ella. De hecho, así como a las personas que quieren ocupar cargos de alta responsabilidad se les exige motivación, liderazgo, empatía y gestión del talento humano, la escucha activa es parte fundamental de la relación directa con sus colaboradores y trabajadores.

 

POST - TOFU - Nuevas habilidades Liderazgo

Añadir comentario