Si las entrevistas corrientes requieren preparación y algunas veces estudio de conceptos e ideas, ¡imagínate lo que puede suponer una entrevista de trabajo en inglés! Nada fácil, ¿verdad? Pues bien, en el este post queremos que dejes a un lado los nervios y te atrevas a repasar con nosotros algunas claves para salir airosos de estas situaciones.

 

Entrevista de trabajo en inglés, ¿por qué los nervios?

Saber inglés es una herramienta que puede sumar a la hora de conseguir un puesto de trabajo o aspirar a un aumento salarial. Sin embargo, a veces no basta con eso: también es preciso demostrar todo lo que sabemos en una entrevista de trabajo en inglés.

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

Los nervios que a menudo generan estas situaciones no se deben tanto al nivel de inglés de las personas, pues de antemano está claro que quien se presenta a una entrevista de estas características tiene los recursos y las herramientas para afrontarla.

El nerviosismo se genera, más bien, por la ansiedad de manejar correctamente un lenguaje que no es el nuestro. En ese sentido, el reto doble: aplicar las reglas del idioma sin fallos y, además, decir lo más oportuno en cada ocasión.

Los responsables de selección estarán atentos a todo lo que afirmemos o sugiramos. Y de ello dependerá si nos eligen o no para el puesto vacante. ¿Te has visto alguna vez en una situación parecida? ¿Cómo la afrontaste para salir airoso de ella?

 

Claves para triunfar en una entrevista de trabajo en inglés

En realidad, preparar una entrevista de trabajo en inglés empieza mucho antes de la entrevista en sí misma. Una vez te han convocado, puedes poner en práctica alguna de las siguientes recomendaciones para lograr tu objetivo:

  1. Recopila toda la información que puedas de la empresa y el puesto al que te estás presentando. A eso súmale los proyectos, las competencias y los planes que tendrías que asumir en caso de ser seleccionado.
  2. Prepara un breve discurso sobre tu perfil profesional, tus habilidades, conocimientos, méritos y talentos y pronúncialo una y otra vez para reafirmar el por qué quieres el empleo. Ten en cuenta que no siempre tendrás libertad plena para hacerlo; puede darse el caso de que haya repreguntas.
  3. Familiarízate con el lenguaje propio de tu profesión y asúmelo como algo natural durante la entrevista. Recuerda que cada campo profesional tiene un campo semántico propio, y que en el inglés es indispensable conocerlo para un buen desempeño de funciones.
  4. Ensaya probables respuestas a eventuales preguntas. Ten en cuenta que muchos directores de Recursos Humanos valoran positivamente el hecho de expresarse en inglés de manera natural, y por ello suelen optar por un diálogo fluido y sin demasiada planificación. De hecho, prepara incluso preguntas que en principio no tendrías que responder.
  5. Escucha otras entrevistas en inglés de personas que hayan pasado por una situación parecida. Fíjate en el ritmo, en el tipo de respuestas, en la forma en que se encadena el diálogo. Recuerda, todos los elementos suman (o restan) cuando se trata de presentar una entrevista de trabajo en inglés.

 

No está de más recordarte que en una entrevista de trabajo en inglés lo que menos cuenta es presumir que sabes manejar correctamente el idioma. No lo hagas; si es así, tu interlocutor se dará cuenta de ello rápidamente. De lo contrario, podrías dejar en evidencia tu ansiedad y los nervios que te generan la situación.

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH