Tu desarrollo profesional necesita un plan

Nuestra carrera profesional es una parte esencial de nuestra vida. Y como la vida, es un viaje en un único sentido: siempre hacia el futuro. Es fácil mirar atrás y analizar lo que hemos realizado hasta el momento. Las empresas en las que hemos trabajado, los compañeros que hemos conocido, las experiencias que hemos vivido y que forman parte de nuestro bagaje vital y de nuestra historia profesional. Pero lo que de verdad resulta difícil es saber hacia dónde nos encaminamos. Y las decisiones que tomamos ahora -en base a nuestro conocimiento acumulado por años de trayectoria laboral- marcarán el futuro de nuestra carrera profesional.

En los tiempos que corren, la improvisación o la falta de planificación son malos consejeros. Por eso, igual que las empresas tienen una estrategia de actuación en un plazo de tiempo determinado, nosotros también debemos tener un plan que nos ayude a alcanzar el éxito y la satisfacción de estar trabajando en algo para lo que estamos preparados y, aún mejor, que nos guste hacer.

Tomar decisiones es siempre una tarea difícil (y más si nos incumben a nosotros mismos). Por eso es importante prepararse para que sea mucho más fácil decidir adecuadamente qué queremos ser. Si aún no lo has hecho, te recomendamos que empieces a elaborar tu plan de desarrollo profesional para los próximos años. Tu futuro te lo agradecerá.

TEXT - TOFU - Estrategia de Carrera

Para plantear cualquier carrera profesional debes seguir un plan de acción muy parecido al que las empresas aplican para su crecimiento:

1 – Empieza por autoconocerte mejor

Conocerte a tu mismo es esencial para saber cómo te ven los demás, cómo te relacionas con ellos, cómo actúas en casos de conflicto. Para tener confianza en lo que puedes hacer, para saber lo que tienes que aprender y mejorar…  Puede resultar difícil, pero es beneficioso para tu persona en todos los sentidos.

 

2 – Analiza tus competencias y habilidades

Ahora que te conoces mejor, ¿sabes cuáles son las competencias que has adquirido a lo largo de tu carrera profesional?

Las competencias son las capacidades o comportamientos de una persona que le lleva a lograr el éxito de una tarea. Conocer cuáles son tus mejores competencias te servirá para aplicarlas en diferentes puestos profesiones y, al mismo tiempo, saber las que debes desarrollar más en función de tus objetivos. Piensa en logros destacados de tu trayectoria laboral, qué deportes practicas, qué aficiones tienes e, incluso, qué características personales te definen… Todo ello conforma tus competencias.

Te recomendamos este documento (del Instituto Nebrija para Competencias Profesionales) para conocer mejor las competencias profesionales más demandadas, y este test para analizarlas así en el momento de decidir sobre tu carrera, sabrás qué competencias compartes con las de tus aspiraciones profesionales.

 

3 – Márcate unos objetivos

Identifica lo que es importante para ti y priorízalo. Tus objetivos en la vida (siempre que sean realistas) están muy asociados a tus expectativas de desarrollo profesional: ingresos, status, formación, ocio, relaciones personales… Tener claro lo que quieres te ayudará a tomar mejores decisiones profesionales, que estas tengan una influencia positiva en tu vida personal. Recuerda que esos objetivos logren equilibrar tu vida dentro y fuera del trabajo.

Define tus objetivos bajo el concepto SMART (Specific, Measurable, Achievable, Realistic & Timed). Después ordénalos en función de su importancia y de la facilidad de alcanzarlos, otorga un nivel y una prioridad a cada uno de ellos… Y empieza a trabajar para lograrlos.

 

4 – Plantea una estrategia

Es muy probable que ya conozcas o que ya hayas hecho análisis DAFO (debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades) en tu trabajo. Ahora te toca hacértelo a ti mismo para ayudarte a desarrollar tu estrategia de desarrollo profesional. Este sistema, que ha demostrado sobradamente sus ventajas para la empresa, también resulta beneficioso para ti. Puede resultar obvio, pero conviene recordar que las debilidades y fortalezas son los recursos internos que tú posees; y que las amenazas y oportunidades son factores externos de tu entorno.

El DAFO te proporciona una fotografía realista de tus capacidades, limitaciones y entorno para poder plantear las acciones que te lleven a tus objetivos, también te servirá para estudiar alternativas profesionales y te ayudará a priorizar tus próximos pasos.

Con todo esto, ahora tienes mejor conocimiento de ti mismo, de tus competencias, de los objetivos que quieres y has establecido una estrategia… Ya tienes un plan para tu desarrollo profesional. Ahora solo tienes que ponerlo en marcha.

POST - TOFU - Estrategia de carrera (Duplicado)




Tags:

Añadir comentario