El primer paso, actualiza tu currículum

¿Cuándo fue la última vez que revisaste tu currículum? Probablemente años, desde la última vez que tuviste que buscar un empleo. No subestimes su importancia y dedícale todo el tiempo que sea necesario, ya que es tu herramienta más importante para presentarte ante empresas que aún no te conocen. Te abrirá o cerrará las puertas a la entrevista de trabajo en función de cómo lo presentes.

Tu vida en un minuto

Los seleccionadores de personal de las grandes empresas reciben docenas de currículos cada semana. Esto significa que el tuyo tiene que destacar entre los demás, porque no le dedicarán más de un minuto. ¿Cómo enamorarías a una persona en un minuto? ¿Y si además no la tienes delante? Esa es la función que tiene que cumplir tu currículum en el ámbito profesional.

Comprueba en primer lugar que en él aparecen todos los datos importantes, actualizados y presentados de manera atractiva y acorde a los nuevos tiempos.

  • Datos personales: revisa tus datos personales y piensa en los mínimos imprescindibles. La dirección física ya no hace falta, con la ciudad es suficiente. Sin embargo, la dirección de correo electrónico y el teléfono siguen siendo imprescindibles. Ahora se deben acompañar, además, de tus perfiles en redes sociales, especialmente el de LinkedIn. Página web, blog o cuenta de Twitter serán importantes para que si tu seleccionador quiere saber más de ti te encuentre rápidamente.
  • Experiencia laboral: plasma tus experiencias relacionadas con el puesto. Describe algunas de las funciones que realizaste y resalta los logros y éxitos obtenidos. Será uno de los factores que mejor te destaquen del resto.
  • Formación: puede que en los últimos años hayas finalizado algún estudio universitario, de postgrado o master relacionado con el puesto. Añádelo al apartado formación, junto a los seminarios, conferencias y otros eventos en los que hayas asistido.  El apartado formación siempre debe colocarse tras la experiencia laboral, pues a tu seleccionador no le interesa tanto cuánto sabes, sino de qué manera lo aplicas y qué logros consigues con ello.
  • Idiomas: es un requisito cada vez más valorado y puede suponer la diferencia entre conseguir o no un puesto. Señala los conocimientos y el nivel que posees. Si dominas un determinado idioma y en la oferta de empleo indican que es un requisito imprescindible o que se valorará, destácalo sobre el resto. Puedes adaptar tu currículum al idioma exigido.
  • Conocimientos de informática: en determinados sectores es imprescindible el dominio de determinadas herramientas informáticas. Detalla  las que conoces y tu nivel de dominio. Si has realizado cursos de formación, señálalo también.
  • Otros datos de interés: medita sobre qué otros datos pueden destacarte del resto de solicitantes. Puede que sea interesante destacar si has estado estudiando o viviendo en el extranjero, algunos de tus hobbies, aficiones o si has hecho trabajos como voluntario, siempre que tenga interés o relación con el puesto al que te presentas.

Personalización como clave para atraer

Antes de enviar tu currículum, comprueba que está adaptado a la oferta. Te conviene realizar varias versiones, una por cada perfil profesional al que quieras optar. Si dispones de varios currículum tipo, luego te será más fácil modificarlos y adaptarlos a la oferta.

Busca información sobre la empresa, su filosofía y qué tipo de perfil buscan. De esta forma puedes hacerte una idea acerca de qué aspectos debes plasmar  o qué cualidades tienes que enfatizar.

Para elaborar un buen currículum, que sea profesional y destaque sobre el resto, debes tener presentes una serie de premisas:

  • Ha de ser claro, breve y conciso. Su extensión no debe superar las dos páginas, de modo que no dudes en eliminar todo lo que no sea relevante para el puesto.
  • Utiliza un lenguaje sencillo pero profesional.  Evita los extremos, que no sea coloquial ni demasiado técnico.
  • Cuida la apariencia de tu currículum. Dice mucho de ti. Dedícale un tiempo a su presentación y estructúralo con claridad. Debe invitar a ser leído, por lo que deja espacios y márgenes. Evita que esté muy recargado.
  • No pongas como encabezado “Currículum Vitae”. Sustitúyelo por tus datos personales.
  • Evita poner información que no tenga interés o que te pueda perjudicar, como expectativas económicas, ideologías políticas o experiencias negativas en anteriores puestos.
  • Elige adecuadamente la foto que vas a poner. Puedes escanear una foto tipo carnet o hacerte una foto de cara con tu cámara digital. En este caso, colócate sobre un fondo claro, sin dibujos, ni muebles detrás. Piensa que es la primera imagen que tu seleccionador tendrá de ti.
  • Dependiendo del puesto por el que optes, la creatividad puede ser un factor que juegue a tu favor.
  • Revisa un par de veces tu currículum y pide otras opiniones. Cuida que no haya errores gramaticales ni faltas de ortografía.
  • Por último, no mientas. Se trata de venderse bien, pero sin inventar. Céntrate en resaltar tus aspectos positivos, pero sin caer en la exageración.

La carta de presentación

Acompaña tu currículum con una carta de presentación, en la que expreses tu motivación de manera breve e indiques los motivos por los que quieres trabajar en esa empresa en concreto. Destaca las razones por las que deberían seleccionarte, tus  logros y tus capacidades.

TEXT - TOFU - Cambiar de trabajo

El currículum interactivo

¿Has oído hablar de los currículos interactivos?  Los nuevos tiempos demandan nuevas formas de venderse, de destacar sobre los demás. Las nuevas tecnologías han favorecido la creación de nuevas modalidades de currículum. Frente a los clásicos currículos en papel se presentan otras tendencias más creativas, visuales, directas e interactivas. Algunas de estas nuevas tendencias son:

  • Los video currículum: se trata de vídeos en los que las personas narran su experiencia utilizando técnicas muy diversas.
  • Presentaciones: existen diversos programas que permiten editar y adaptar tu currículum como si fuera una presentación interactiva.
  • Webs y blogs: otra opción cada vez más utilizada es crearte tu propia web o blog para darte a conocer y ofrecer tus servicios.
  • Redes sociales: en la actualidad existen varias redes sociales profesionales. Tu papel en ellas es muy importante.

Hay que adaptarse a los nuevos tiempos. No se trata de coger la cámara y ponerse a grabar, sin más. Reflexiona si alguna de estas opciones puede ayudarte a conseguir un empleo. Quizás sólo te interese estar presente en las redes sociales. Puede que a través de una presentación se vea mejor su trayectoria profesional. Se trata de conocer las herramientas, aprovecharlas y utilizarlas en tu beneficio. Esto demostrará también parte de tus capacidades y lo que puedes llegar a hacer.

Fuente imagen: Flickr/The Italian Voice   




POST - TOFU - Cambiar de trabajo



Tags:

Añadir comentario