Ejemplos de sociedad anónima, pros y contras

En la S.A. los titulares son accionistas, quedando su responsabilidad limitada por el capital aportado. Es una de las principales características de esta figura jurídica. En todos los ejemplos de sociedad anónima llama la atención que el número de socios es muy variable.

Puede haber S.A. con diez socios, como también puede haberlas que cuenten con miles de accionistas, el número es indiferente, siempre que se consiga reunir el capital inicial necesario, que es de 60.101,21 euros. Se trata de otro atributo que define a este tipo de sociedad, ya que no existe un número máximo que limite el crecimiento de la lista de socios.

 

Ejemplos de sociedad anónima en España y el mundo

Algunos ejemplos de sociedad anónima son empresas muy conocidas. Pueden encontrarse en todos los sectores, como las siguientes:

  • Ejemplos de sociedad anónima en el sector vitivinícola serían J. García Carrión, Codorniu, Grupo Osborne, Freixenet o Barón de Ley, entre otros.
  • Ejemplos de sociedad anónima en el sector textil serían Zara, Mango, Kiabi, Levi Strauss, Mayoral o Sfera, entre otros.

TEXT - TOFU - RSC

  • Algunos ejemplos de sociedad anónima en el sector del calzado son Pikolinos o Pitillos.
  • En el sector minorista, destacan ejemplos de sociedad anónima como El Corte Inglés o Media Markt.

La S.A. es una forma común de asociarse para formar una empresa, sin embargo, aunque se trata de una forma jurídica con algunas ventajas, también conlleva importantes inconvenientes que hace falta valorar.

 

Ventajas e inconvenientes de la sociedad anónima

La libertad que permite la ley a la hora de proceder a la transmisión de las acciones, la flexibilidad con la que puede elegirse administrador, sin tener que centrarse necesariamente en las personas que tienen títulos o acciones, y la imagen de empresa seria y consolidada que ofrecen los negocios que se formalizan recurriendo a esta figura jurídica son algunos de los beneficios más importantes de decantarse por esta opción al crear una nueva empresa.

Pero una decisión así tiene también contrapartidas. Y es que, la S.A. es una opción que no está al alcance de todo el mundo. Su elevado capital inicial ya supone una importante barrera de entrada.

A partir de ese momento, se plantean diferentes complejidades, cuestiones que ejemplos de sociedad anónima como los citados en líneas previas han sabido resolver, pero que pueden poner en apuros a empresarios y accionistas.

Se trata de asuntos que tienen que ver con la rigidez de la administración, que supedita cualquier cambio a la revisión de los Estatutos de la Sociedad, y con el control, que queda repartido entre muchas manos diferentes.

Esto último puede ser visto como un grave inconveniente, en especial en el caso de que se trate de un proyecto familiar, donde la incorporación de terceros en la toma de decisiones podría complicar la alineación de la cúpula directiva o llevar a la empresa por un rumbo diferente al que se había planteado al inicio, en el momento de definir la iniciativa, su alcance, misión, visión y objetivos.

¿Te inspiran los ejemplos de sociedad anónima citados? ¿Elegirás esta forma de sociedad mercantil en alguna de sus variedades o te decantarás por otra modalidad para tus negocios?

 

Créditos fotográficos: scanrail

 

Ética empresarial y responsabilidad social corporativa


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario