Potencia tu negocio gracias a los cuadros del modelo Canvas

Antes de hablar de las estrategias para potenciar tu plan de negocio a partir del modelo Canvas, es preciso que recordemos los nueve cuadros que conforman este esquema de gestión y cuáles son sus principales características.

1. Segmento de clientes:

Responde a las preguntas de quiénes son los receptores de nuestros productos y qué características definen a esos consumidores.

2. Propuesta de valor:

Innovación, novedad y creatividad son tres factores claves para definir el valor añadido que tendrá nuestro producto en relación con los productos que circulen en el mismo mercado al que aspiremos.

3. Canal:

Habla de los medios físicos a través de los cuales hacemos llegar el producto o servicio a nuestro público objetivo.

4. Relación con los clientes:

Se refiere tanto a la relación que esperamos entablar con los clientes como al tipo de trato que tenemos ahora mismo con ellos.

5. Flujo de ingresos:

Señala el valor que nuestros clientes están dispuestos a pagar por el producto o servicio que les ofrecemos. En este apartado debe quedar claro el valor añadido que se ha definido en la propuesta de valor (paso 2).

6. Recursos:

En ese mismo sentido, los recursos nos hablan de aquellos elementos necesarios para generar valor en los productos.

7. Actividades:

Alineado con el apartado anterior, se trata de establecer las acciones pertinentes que permitirán generar el valor esperado en nuestros productos.

8. Alianzas:

Es quizá uno de los elementos más importantes del esquema Canvas. Habla de definir quiénes serán nuestros socios comerciales estratégicos, por ejemplo los proveedores, accionistas, inversionistas y, sobre todo, los clientes.

9. Costes generales:

Resulta fundamental tener claros tanto los costes del proceso y sus etapas como la estructura de gestión que vamos a implementar sobre ellos. Dependiendo de la estructura, los costes podrán determinar el margen de acción de la empresa para fases posteriores como la expansión o la diversificación.

 Si quieres conocer las herramientas de un buen estratega, descarga el ebook: Las herramientas secretas de los mejores consultores de estrategia corporativa

 

He completado los cuadros. ¿Qué hago con ellos?

Si has definido cada uno de los cuadros que componen el modelo Canvas, has llevado a cabo gran parte del proceso. El objetivo de este esquema no es otro que simplificar tu estrategia de negocio y orientarla a tus objetivos.

La herramienta ha tenido una gran acogida justamente por la claridad que otorga en el momento de elaborar un plan de empresa, algo por demás nada sencillo.

Sin embargo, el éxito del modelo no sólo consiste en definir de la mejor manera cada uno de los elementos de análisis. La verdadera clave está en la integración que tengan unos con otros, es decir, en la habilidad para crear una estrategia a partir de los datos obtenidos del esquema. Algunas de sus ventajas son:

  • Plantea un enfoque sistémico en el que no hay elementos aislados.
  • Facilita la implementación de cambios y el ensayo de alternativas.
  • Detecta incoherencias o fallos en el esquema general de los negocios.
  • Se puede aplicar a empresas de cualquier tamaño y actividad.
  • Usa el lenguaje visual para dar claridad a la estrategia empresarial.
  • Promueve la sinergia de áreas o departamentos y el trabajo en equipo.
  • Sirve de referencia para otros análisis como el DOFA.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario