¿Cuáles son las diferencias entre Social Commerce y Ecommerce?

¿Eres de los que aún confunde términos como Social Commerce y Ecommerce? ¿No logras identificar la diferencia entre los dos conceptos? Tranquilo, has llegado el lugar indicado. Vamos a contarte cuáles son las diferencias entre uno y otro.

 

Social Commerce y Ecommerce: dos imágenes casi iguales

¿Recuerdas aquel juego infantil en el que te ponían delante dos imágenes en apariencia iguales y te invitaban a encontrar las diferencias entre una y otra?

Pues bien, esto es más o menos lo que sucede cuando pides a muchas personas que te hablen de las diferentes entre el Social Ecommerce y el Ecommerce: hablamos de dos términos que tienen una misma raíz conceptual (el comercio online), pero que, si las miras de cerca, no son exactamente iguales.

TEXT - TOFU .Herramientas Gestion Financiera

 

Antes de avanzar, conviene recordar que ambos términos hacen referencia a modelos de venta que emplean herramientas digitales pero que, como veremos a continuación, no siguen el mismo procedimiento ni emplean los mismos medios.

 

Apunta las diferencias entre Social Commerce y Ecommerce

La clave para entender las diferencias entre el Social Commerce y el Ecommerce es que el primero es en realidad una evolución del segundo. Veamos más detenidamente en qué consiste dicha evolución y sus características:

  • Mientras el Ecommerce ocurre en la web de la empresa que vende (pues estamos hablando de una estrategia comercial propia de la primera etapa de las nuevas tecnologías), el Social Commerce tiene lugar en otros medios, por ejemplo en aquellas plataformas o redes sociales en las que también se apoyan las empresas para difundir un producto o servicio. Son escenarios usados con asiduidad por los clientes y que, por tanto, permiten mayor cercanía con ellos.
  • Las páginas web de Ecommerce hablan de visitantes y centran su foco en el producto ofrecido. En cambio, el Social Commerce está dirigido al cliente, permitiéndole interactuar de un modo constante con la marca y aportar sus opiniones, recomendaciones o quejas; es una relación bidireccional.
  • El Social Commerce se interesa por datos de carácter cualitativo, por ejemplo el perfil del consumidor, sus necesidades, sus hábitos de compra o sus canales comerciales preferidos. No pasa lo mismo con el Ecommerce, el cual solamente recaba datos cuantitativos: el número de ventas, la tasa de rebote, el tiempo que ha transcurrido un cliente interesado en un producto, el número de visitas a la página del negocio, entre otros.
  • El Ecommerce es un heredero directo de las tácticas tradicionales de marketing, según las cuales la clave para obtener mayores beneficios radica en ofrecer a los clientes un único escaparate. El Social Commerce rompe con dicho esquema y apuesta por un servicio más individualizado. ¿Cómo lo logra? Con un trabajo de investigación de mercado que le permita acercar a los consumidores y conocer sus necesidades, gustos, límites de satisfacción, entre otros aspectos. De este modo, la oferta final es casi una adaptación a cada necesidad.

 

Como puedes ver, pese a que son dos términos estrechamente ligados, el Ecommerce y el Social Commerce tienen notables diferencias tanto en los medios que emplean para su desarrollo como en el papel que otorgan al consumidor.

 

POST - TOFU - Herramientas Gestion Financiera


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario