¿Cuál es la utilidad del manual del empleado?

manual del empleado

El manual del empelado es una herramienta utilizada por varias organizaciones con el fin de alinear los objetivos corporativos. ¿Cuál es la razón? No todos los trabajadores entienden de la misma manera los valores y la filosofía de las compañías, y por ello es necesario trazar un marco que sirva de referencia.

Muchos directivos o emprendedores, sin embargo, cuestionan la elaboración de este tipo de textos y apuestan por otras formas para garantizar la coherencia, la unidad de criterios y la calidad del trabajo. ¿En cuál de los dos grupos se sitúas tú como directivo?

TEXT - TOFU - Nuevos Retos RRHH

 

No es importante que nos digas ahora mismo si eres o no partidario de la redacción de un manual del empleado. Lo verdaderamente significativo es que conozcas todo lo que debes saber sobre este documento corporativo.

 

¿Qué elementos se incluyen en un manual del empleado?

Empecemos diciendo algo que puede parecer demasiado obvio, pero que si lo miramos de cerca no lo es tanto: cada empresa, al ser única en el mercado, tiene plena libertad para redactar un manual del empleado que satisfaga sus necesidades y que, sobre todo, responda a los principios y valores que promulga.

Por tanto, nunca habrá un manual del empleado igual a otro. Puede pasar que una empresa tome como referencia el texto de otra para elaborar el suyo, pero ni siquiera en esos casos el resultado será el mismo.

No obstante, existen elementos esenciales a un manual de estas características, más allá del tipo de empresa o de la estructura, del número de trabajadores, del tipo de liderazgo o de la actividad comercial. Veamos algunos elementos básicos de este tipo de textos:

  • Normas y políticas de la organización:

Toda empresa tiene unas normas internas que se deben respetar y que sirven como marco de actuación para sus trabajadores. El manual debe reflejarlas claramente, sin ambigüedades, y sentar las bases para una buena convivencia.

  • Derechos contractuales de los trabajadores:

A la vez, al manual del empleado le corresponde poner de manifiesto los derechos de los trabajadores según la legislación vigente: permisos, vacaciones, gestión de bajas, reclamaciones, entre otros.

  • Recomendaciones de seguridad laboral:

Cuando las labores suponen riesgos potenciales para el bienestar y la salud de los trabajadores, el manual debe incluir recomendaciones sobre cómo evitarlos o, en su defecto, gestionarlos y revertir su naturaleza. En este sentido, el manual puede ser un buen complemento del manual de riesgos laborales.

  • Visión corporativa: objetivos y metas:

Es uno de los elementos estructurales del manual del empleado. La gran mayoría de empresas hacen explícitos en él sus principios, objetivos corporativos y valores, y de paso trazan las líneas para la actuación de los trabajadores. También puede usarse como una forma de fomentar el sentido de pertenencia y el compromiso laboral.

  • Política de protección de datos e información:

Otras empresas aprovechan la publicación de un documento de este tipo para dejar claro cuál debe ser el tratamiento de los datos o la información que pertenece en exclusiva a la compañía.

 

¿Aún no tienes un manual del empelado en tu empresa? Date prisa y publícalo: si tu empresa es especialmente grande y a tus trabajadores les cuesta unificar criterios o métodos de desempeño, éste es un excelente recurso que puede ayudarte a solventar tus necesidades en ese sentido. ¿Por dónde empezarías?

 

POST - TOFU - Nuevos Retos RRHH

Tags:

Añadir comentario