¿Cuál es la diferencia entre bonos y obligaciones?

Si eres director de empresa y te estás planteando adquirir deuda para satisfacer los compromisos que has contraído para garantizar el funcionamiento de tu compañía, es absolutamente necesario que conozcas la diferencia entre bonos y obligaciones del Estado, dos de las formas más habituales de financiación a corto y medio plazo.

 

¿Qué entendemos por títulos de deuda?

Ambos elementos, los bonos y las obligaciones, se engloban en una categoría mucho más amplia denominada títulos de deuda. Estos le confieren cierto derecho sobre las empresas a quienes facilitan el dinero para la financiación y el desarrollo de proyectos.

TEXT - TOFU .Herramientas Gestion Financiera

 

El alcance de dicha participación o influencia de los acreedores en las decisiones o las políticas internas de una empresa dependerá de las cláusulas y las condiciones en que se acuerde el préstamo de las sumas en cuestión.

Si los títulos de deuda son emitidos por un Gobierno o una entidad oficial, se les llama títulos de deuda pública. Pero si las deudas se contraen con compañías privadas, se les denominan títulos de renta privada. Esta diferencia no tiene por qué ser mejor ni peor, al menos a priori; son las condiciones del préstamo las que determinan la conveniencia o no de los compromisos adquiridos por parte de las empresas.

Algo similar ocurre con el riesgo. Éste no depende de si la entidad que presta la suma de dinero es privada o pública, sino más bien de la calidad de la empresa que la recibe, así como de su capacidad para hacer efectiva el retorno de la inversión recibida y para asumir los intereses derivados de esta operación.

 

Diferencia y características entre bonos y obligaciones

Antes de abordar la diferencia entre bonos y obligaciones, convendría echar un vistazo a las características más significativas de estas dos formas de títulos de deuda. Describamos los primeros y miremos en qué consisten:

  • Son títulos de interés periódico que se adquieren en forma de cupón. Ésta es la principal diferencia con las denominadas Letras del Tesoro, otra figura de deuda conocida cuya principal características es que los intereses derivados de esta operación se pagan al vencimiento.
  • En la inmensa mayoría de casos, los bonos y las obligaciones se adquieren en sucesivos tramos para alcanzar un volumen elevado de circulación. Sólo de esta forma se puede garantizar un alto nivel de liquidez para el cumplimiento de las obligaciones de cualquier compañía.
  • Otras veces se emiten mediante subasta competitiva y el cupón que se devenga se paga cada año, representando de este modo el denominado tipo de interés nominal del bono o de la obligación adquirida.

 

¿Cuál es la diferencia entre los bonos y las obligaciones?

Si bien ambas figuras se denominan títulos de deuda y tienen características similares, no son exactamente lo mismo. De ahí la importancia de valorar previamente si uno u otro constituyen la mejor alternativa para tu empresa en determinadas circunstancias.

No obstante, la diferencia entre bonos y obligaciones no tiene que ver, tal como muchas personas creen, con el origen de las sumas facilitadas por un acreedor, es decir, si provienen de entidades públicas o privadas.

En realidad, la única diferencia entre estas dos formas de títulos de deuda radica en el plazo de reembolso: cuando se emiten a menos de cinco años, se les denomina bonos; pero cuando se emiten a un plazo mayor de cinco años, se les considera obligaciones. Por lo demás, son figuras crediticias que comparten casi todo.

Vale la pena añadir, sin embargo, que esta diferencia entre bonos y obligaciones sólo aplica en el circuito español. En otros países, los compromisos adquiridos para la financiación de una empresa se denominan genéricamente bonos sea cual sea el plazo que se establezca para el reembolso de la inversión.

 

Conoce los principales tipos de bonos y obligaciones

Ahora bien, los bonos y las obligaciones se pueden presentar en formatos distintos para las empresas. Veamos algunos de los más conocidos en el área crediticia:

  • Bonos y obligaciones simples:

Son los más conocidos en el mercado crediticio y financiero. Su rentabilidad está fijada de antemano para la vida del título y se paga mediante cupones periódicos. El riesgo de esta operación depende de la calificación de la entidad que lo suministra, así como de los plazos de reembolso y los tipos de interés.

  • Bonos y obligaciones emitidas al descuento:

Se trata de los compromisos crediticios y financieros que descuentan los intereses en el momento de la adquisición del préstamo. Esto significa que el precio por el que se adquiere el crédito es inferior al valor nominal y que la ganancia se genera en el momento del reembolso. En este sentido, al menos, ofician igual que otro tipo de títulos de deuda como las Letras del Tesoro y los pagarés de empresas.

  • Bonos y obligaciones subordinados:

Son esencialmente del mismo tipo que los bonos y la obligaciones simples, salvo por la diferencia de que en caso de que el emisor de la financiación quiebre o no pueda seguir suministrando los créditos periódicos, éste no tendrá la influencia que en condiciones normales le correspondería sobre el poder de decisión de la empresa. Al tener mayor riesgo que un bono simple, ofrecen un mayor nivel de rentabilidad.

  • Bonos convertibles o canjeables:

En este caso, hablamos de una figura claramente beneficiosa para los tenedores de estos títulos de deuda, quienes pueden cambiarlos por acciones de la empresa en un plazo determinado. El método mediante el cual se hace efectivo incluye el pago de cupones periódicos hasta una determinada fecha, que oficia como límite de canje o conversión. Llegado ese momento, el tenedor puede hacer efectivo el canje por acciones o esperar hasta el próximo período de conversión o hasta el vencimiento.

  • Bonos y obligaciones de cupón cero:

En esta figura, el valor de reembolso es mayor que el valor nominal, pues en vez de que la empresa pague cupones periódicos, se abona los intereses al vencimiento de la operación sumados a la inversión inicial.

 

Ahora que ya conoces la diferencia entre bonos y obligaciones y hemos visto los principales usos y beneficios de estos dos títulos de deuda, sólo te queda realizar un análisis financiero eficaz definir cuál de todos sus tipos le conviene más a tu empresa.

 

POST - TOFU - Herramientas Gestion Financiera


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario