Crowdfunding o cómo financiar tu empresa gracias a la colaboración

Crowfunding

Gracias a la economía colaborativa, donde los ciudadanos tienen un papel cada vez más predominante, surgen nuevas formas de financiación de los proyectos empresariales.

Cuando un emprendedor tenía una idea de negocio que le parece suficientemente viable como para pensar en llevarla a cabo, necesita dos tipos de apoyo fundamentalmente.

  • Soporte en términos de conocimiento. Dado que el emprendedor normalmente carece de la experiencia suficiente como para poder llevar a cabo su idea de negocio sin asesoramiento en varios ámbitos (legal, laboral, organizativo, estratégico…). Para conseguirlo, cuenta con varias opciones. Puede contratarlo, recurrir a Business Angels o incubadoras y aceleradoras de negocios o bien asociarse con otra empresa o emprendedor que cuente con esa experiencia.
  • Soporte en términos económicos. Poner en marcha una empresa hoy en día es una aventura compleja y en muchos casos costosa. Hay que contar con un colchón económico suficiente como para poder afrontar los pagos durante los primeros meses de andadura del negocio hasta que pueda mantenerse por sí mismo y empezar a dar beneficios. En este sentido, las opciones son múltiples. Desde financiación bancaria a subvenciones públicas, desde pedir apoyo económico a amigos y familiares hasta otorgar préstamos participativos o buscar socios capitalistas. La crisis económica ha hecho que muchas de estas vías de financiación parezcan agotadas. Por ello, en este panorama, surge una nueva forma de financiación de empresas; el crowdfunding.

Qué es el crowdfunding

Antes de lanzarnos a descubrir cómo financiar nuestro proyecto de negocio a través del crowdfunding, vamos a profundizar un poco más sobre la filosofía detrás de este modelo de financiación.

Consiste, básicamente, en la democratización de la financiación de proyectos empresariales. La palabra viene del inglés crowd (gente) y funding (financiación). Tienes una idea, valoras cuánto cuesta llevarla a cabo, la lanzas a las redes y pides apoyo económico a cualquiera que esté interesado en esta idea. ¿Suena bien?

Lo cierto es que, aunque parezca utópico, muchos proyectos de muy diversos tipos se han financiado total o parcialmente con este método.  Por ejemplo, El Cosmonauta, una película española, consiguió más de 400.000 euros gracias a este método. Más de 5.000 personas participaron en la campaña de financiación.

Otro ejemplo es el periódico Diagonal, que consiguió más de 90.000 euros para seguir siendo un proyecto de periodismo independiente en nuestro país o el cómic Brigada, que consiguió casi 100.000 euros para su realización.

Descubre como financiar tu start-up con nuestra guía: Crowdfunding vs Angel Investment vs Venture capital

Modelos de crowdfunding

Dentro de las posibilidades existentes a la hora de comenzar una campaña de crowdfunding, para tener éxito tendrás que tener en cuenta qué vas a dar a la gente que te apoye a cambio de su dinero. Será una de tus decisiones más importantes. Tienes varias posibilidades:

  • Equidad: lo que haces es vender participaciones en la empresa. De esta forma, las personas que te apoyan económicamente se convierten en inversores particulares, en dueños de un pedacito de tu empresa. Se convierte a su vez en una forma de fidelizar, de implicar más a los clientes en el negocio. Suele utilizarse en caso de empresas ya existentes que quieren innovar o desarrollar nuevas líneas de negocio, ampliaciones o nuevos productos.
  • Recompensa: en este modelo, pides dinero a cambio del producto final, a modo de venta anticipada. Sería el equivalente a comprar una casa sobre plano, la persona que te apoya económicamente está comprando tu producto antes de que exista. En este tipo de campañas, si no se alcanza el mínimo necesario para desarrollar el producto, el emprendedor suele verse en la obligación de devolver el dinero recibido. Suele utilizarse para proyectos como libros, comics, grabaciones de discos y similares.
  • Préstamo persona a persona: en lugar de pedir el préstamo al banco, lo solicitas a personas individuales que desean apoyar proyectos concretos. Es una forma para estas personas de invertir en proyectos reales y crear empleo, saliendo del circuito de la especulación. Los dos ganan, porque el interés a devolver por el emprendedor suele ser menor que el que ofrece el banco y la rentabilidad que obtiene la persona con su apoyo económico mayor que la inversión en productos financieros.
  • Donaciones: la persona que apoya económicamente un proyecto de crowdfunding de este tipo lo hace desinteresadamente, sin esperar recompensa económica o material a cambio. Suele utilizarse para proyectos de corte social o medioambiental, como la reforestación de bosques, la creación de escuelas, la protección de animales, etc.

Principales plataformas de crowdfunding

Además de tener en cuenta bajo qué tipo de modelo quieres lanzar tu proyecto de crowdfunding, también tendrás que decidir qué plataforma vas a utilizar. Será tu segunda decisión más importante. Para facilitarte esta tarea te presentamos las más populares:

  • Kickstarter: una de las plataformas más populares. En ella los emprendedores fijan un objetivo económico y un plazo para conseguirlo. De esta manera se protege al inversor de proyectos que no nazcan con las garantías suficientes. Es un modelo de todo o nada, si no se consigue el objetivo, el dinero no cambia de manos. Además, solo admite proyectos creativos.
  • Verkami: junto con Kickstarter, es otra de las plataformas más conocidas, con gran notoriedad en España. Se trata de un modelo que funciona por recompensa y que se queda con el 5% de lo recaudado. También se centra en proyectos creativos.
  • Lánzanos: una de las principales plataformas de crowdfunding españolas, también basada en el modelo de recompensa.
  • Indiegogo: en esta plataforma no tienes una meta, con lo que entras en riesgo de no poder ofrecer las recompensas que anuncias. Tienes que tener cuidado con esto y utilizarla solo si cuentas con fuentes de financiación complementarias

Claves para tener éxito en tu campaña de crowdfunding

Ahora que ya sabes todo lo que necesitas para poner en marcha tu proyecto de crowdfunding, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Piensa bien en tu proyecto: haz las cuentas, explora todas las posibilidades de financiación, sé cauto con los números.
  • Una vez que te decides por el crowdfunding, elabora un buen documento de presentación para darte a conocer. Recuerda que lo estás vendiendo antes de que exista, por lo que necesitas gente que crea en ti, que confíe en ti, para que te apoye financieramente.
  • Piensa en el modelo de crowdfunding más adecuado a tu negocio.
  • Elige la plataforma adecuada.
  • Difunde al máximo tu proyecto: utiliza la influencia de tus amigos y de otras personas que puedan darte notoriedad, las redes sociales, los medios de comunicación, prepara un evento de presentación.  Cuantas más personas te conozcan, más posibilidades tienes de conseguir financiación.
  • Mantén actualizado tu proyecto durante el tiempo que la campaña está en marcha. Sigue contando cómo va la recaudación, porque engancharás más gente por el camino. Difunde sin parar hasta el último día de la campaña.

Sigue estos pasos y explora las posibilidades del crowdfunding. ¡Que tu gran idea de negocio no se quede sin realizar por falta de apoyo!

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario