Consumer behaviour: mirando al futuro

Consumer behaviour es como se denomina a los hábitos de los consumidores, en inglés. Se trata de un tema de interés para las marcas, ya que la forma en que compramos e interactuamos ha cambiado por completo en la última década. Sin embargo, la revolución solo está iniciándose y hace falta esforzarse para poder imaginar cómo será la experiencia del cliente dentro de una década.

 

Consumer behaviour en 2030

La tecnología ha forzado grandes cambios en la forma en que consumimos e interactuamos con las marcas. Los Millennials y la Generación Z han crecido con teléfonos inteligentes, redes sociales, tiendas web y experiencias cada vez más interactivas.

 

TEXT - TOFU - 5 conceptos del marketing que no dejarán de ser útiles

 

Sus deseos y demandas determinan en gran medida cómo deben presentarse las marcas, ya que este grupo es, con mucho, el mayor grupo de consumidores, tanto en número como en poder de gasto. Eso les pon en el foco de cualquier análisis de consumer behaviour conducido por las empresas.

Hoy, el cliente individual manda y su satisfacción vale mucho. Dentro de una década su valor será aún mayor, una predicción que tiene grandes consecuencias para el diseño del transporte, la logística y el comercio minorista.

Las características más importantes del consumer behaviour guían las decisiones de las firmas en distintos ámbitos, como:

  • Nuevo modelo de establecimientos tradicionales. Las compras electrónicas son algo normal y en el futuro aún resultarán más habituales. Esto no significa que las tiendas físicas pierdan su valor, aunque sí que se tengan que transformar en algo muy diferente a lo que estábamos acostumbrados. En su mayoría, tenderán a reemplazarse por espacios comerciales, que a menudo se ubicarán al aire libre. Hay varias razones para esto, como el aumento de los costes de construcción y la necesidad de mucha más flexibilidad que la que pueden ofrecer los establecimientos de ladrillo. Las tiendas al aire libre no solo se centrarán en las ventas, sino que ofrecerán principalmente una experiencia. Además, el énfasis estará en el aspecto social.
  • Productos bajo demanda, fabricados al instante. Una característica común del consumer behaviour actual y futuro es que busca la inmediatez. Para satisfacer esa expectativa serán muchas las marcas que doten a sus establecimientos de impresoras 3D industriales, que permitan a los consumidores comprar lo que quieren, donde quieren y cuando quieren. Los riesgos de mantener existencias aumentarán en los próximos años y la solución es fabricar productos “bajo demanda”, con la ventaja de que se trata de artículos totalmente personalizados.
  • Priorizar lo local. Las preocupaciones sobre el planeta aumentarán considerablemente de aquí a 2030. Esto se notará en el consumer behaviour, haciendo que los consumidores opten casi exclusivamente por productos y servicios circulares. Esto conducirá a un gran aumento en la cantidad de conceptos compartidos. Ropa, medios de transporte, herramientas, espacio habitable: lo que sea, habrá un concepto para compartir o usar “como servicio”. Los productos que se compran individualmente serán completamente reutilizables al final de su ciclo de vida y los fabricantes que no lleguen a ser sostenibles, seguramente fracasarán. El aumento de la conciencia ambiental y de salud también resultará en una revaluación para la pequeña y local. Las artesanías locales serán muy valorada lo que beneficia, no solo a las comunidades locales, sino a todo el planeta.

 

Por último, destacar la opción de contratar algo “como servicio”, que estará en auge, priorizándose a las compras y desplazando al modelo tradicional de propiedad; así como el uso de inteligencia artificial, como medio para comprender mejor las emociones del cliente que están detrás del consumer behaviour.

 

Créditos fotográficos: gpointstudio

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing


Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario