Componentes esenciales de la alta dirección empresarial

alta direccion

Solemos referirnos a la gestión empresarial como algo unificado, cohesionado y que no presenta demasiadas variantes. A fin de cuentas, decimos, en el fondo da lo mismo estar al frente de una frutería de barrio que de una multinacional.

Pero no es tan fácil. De hecho, lo que llama la atención de la gestión empresarial es justamente la multiplicidad de matices que encontramos en ella, no sólo en lo que tiene que ver con los campos de desempeño sino, sobre todo, con aspectos ligados al tipo de empresa, de estructura o de nivel de ejercicio.

La alta dirección, por ejemplo, presenta diferencias sustanciales con respecto a la dirección en niveles intermedios, secundarios o terciarios. Incluso, se distancia todavía más si la empresa tiene un alto grado de incidencia en su medio.

Este tipo de gerencia es la que suele delegarse en los CEOs, es decir, aquellas personas con más experiencia y poseedores de altos conocimientos y habilidades que marcan la diferencia. Son, sencillamente, los mejores.

 

TEXT - TOFU - Hoja de Ruta

 

 

Alta dirección: ¿qué tienen los CEOs que no tengan otros?

Por supuesto, no todos los profesionales de la gestión empresarial logran llegar tan alto como los CEOs. Para ascender a la alta dirección es necesario reunir un conjunto de competencias que se adquieren con la trayectoria y la formación.

a) Visión amplia de los negocios:

Nadie como ellos para mirar el negocio desde una perspectiva genérica. Y no sólo porque suelen estar al tanto de varios departamentos que forman parte de la empresa, sino porque son los que se encargan de identificar las oportunidades de negocio. Tienen un ojo en el presente y el otro en el futuro.

b) Manejo de idiomas:

La mayoría de los CEOs hablan varios idiomas e interactúan fácilmente en los ambientes en los que se desempeñan. Hacer negocios en una u otra parte del mundo no es un problema para ellos.

c) Relaciones internacionales:

De hecho, suelen ser personas que viajan constantemente. Una buena parte de su rol consiste en entablar nuevas relaciones y ampliar la red de contactos de la empresa. Esto es especialmente visible cuando se desempeñan en compañías de alto nivel o multinacionales que operan en el mercado internacional. Tienen gran facilidad para llevar a cabo negociaciones.

d) Versatilidad:

Quizá es esa facilidad para ir de un sitio a otro la que les confiera una gran versatilidad y adaptación a los cambios. Generalmente se trata de personas que han desempeñado sus labores en distintos ámbitos y circunstancias, con lo cual no les resulta difícil acoplarse a nuevas condiciones. Para ellos, los cambios son una oportunidad, y como tal los asumen.

e) Ideas a largo plazo:

Los CEOs no delegan en otros por el solo hecho de quitarse de encima ciertas tareas. Lo hacen para poder centrar su atención en proyectos y planes a largo plazo. Recordemos lo que decíamos en el punto 1 sobre su visión de negocio: amplia, genérica y, sobre todo, transversal.

f) Crean una cultura empresarial:

Finalmente, uno de sus grandes méritos reside en su capacidad para crear una cultura empresarial. Es decir, generan tal impacto en su entorno, que imprimen a las organizaciones estilos y habilidades propias de su carácter e identidad. Eso es lo que se conoce como crear cultura organizacional.

 

POST - TOFU - Hoja e Ruta Director General
Tags:

Añadir comentario