¿Cómo operan las empresas de trabajo temporal?

Las empresas temporales de trabajo (ETT) se han convertido en una herramienta a la que cada vez acuden más empresarios para la contratación laboral.

Estas ETT actúan como intermediarias entre los solicitantes de empleo y las compañías que ofertan plazas laborales. Tras un proceso de selección, las empresas temporales contratan a los trabajadores y luego los ceden a las compañías que, en el primer eslabón de la cadena, habían ofertado los empleos.

O dicho de otra manera, las empresas delegan en las ETT el proceso de selección de los trabajadores que tengan determinado perfil profesional y su contratación, aunque al final éstos acaben trabajando para ellas y no para las temporales.

Si quieres conocer los esenciales del marketing, descarga el ebook: Los 5 conceptos clásicos del marketing que no dejarán de ser útiles

 

Para ahondar aún más en el concepto, repasemos los pasos básicos del procedimiento de contratación que llevan a cabo las ETT:

1. La empresa solicita los servicios de una ETT. Generalmente se trata de cubrir un puesto de trabajo que, por razones de gestión interna o porque no se cuenta con los recursos ni el tiempo necesario, no puede llevar a cabo.

2. La ETT inicia un proceso de selección de personal para cubrir las plazas que la empresa requiera. Para ello, se basa en los criterios que la propia empresa le ha facilitado en el momento de contactarla. La ETT debe elegir al candidato que mejor se acople a esos criterios.

3. Cuando la ETT selecciona al candidato, lo contrata como si se tratara de un trabajador más de su organización. Le hace un contrato acorde al empleo y le da el alta en el Sistema de Seguridad Social.

4. El trabajador pasa a desempeñar sus tareas en la empresa que ofertó la plaza de empleo en el inicio del proceso. Aunque está contratado por la ETT, su integración al clima corporativo, la formación complementaria y la evaluación de sus funciones corren por cuenta de la empresa que lo acoge.

5. Finalizado el contrato laboral, que casi siempre es de carácter temporal, el trabajador se desvincula de la empresa y la ETT, a su vez, efectúa los trámites para dar por concluido el vínculo laboral.

 

Otras consideraciones generales de las ETT

  • El trabajador tiene derecho a una remuneración igual a la que recibiría en caso de haber sido contratado directamente por la empresa.
  • Para las empresas es un procedimiento más costoso. Sin embargo, ese plus que pagan se justifica en el ahorro de tiempo y recursos del proceso de contratación, el cual delegan en las empresas temporales.
  • Los trabajadores, a su vez, se benefician al adquirir más experiencia laboral y ampliar su red de contactos. Se calcula que un 30% ó 35%  de los candidatos que son cedidos por las ETT luego se quedan fijos en las empresas.
  • Las ETT no pueden quedarse con parte del salario de las personas que contrata. El único beneficio es el que recibe de la empresa que solicita sus servicios para la contratación y selección del personal requerido.
  • En algunas ocasiones, además de seleccionar y contratar a los candidatos, las ETT se encargan de impartir la formación necesaria.
  • Los contratos de las ETT no tienen carácter excepcional. Por el contrario, deben acogerse a las normas establecidas por las leyes laborales. Los más empleados en este modelo son el contrato temporal y el de obra y servicio.

 

Post relacionados:

 

conceptos-marketing

Tags:

Añadir comentario