Cómo influyen en la conducta los diferentes tipos de feedback

tipos de feedback

 Todas las empresas necesitan espacios de retroalimentación, de análisis, de evaluación de los procesos que se estén llevando a cabo en su interior por parte de sus miembros. Este intercambio es lo que se denomina «feedback».

En esencia, se trata de información que circula entre personas, grupos, departamentos, secciones o niveles jerárquicos vinculados por objetivos comunes.

Definido desde hace décadas como uno de los cinco elementos más importantes para la motivación y el rendimiento de los trabajadores, el feedback es, al mismo tiempo, una herramienta útil a la hora de evaluar actividades parciales y determinar los próximos pasos en procesos complejos o a largo plazo.

Una empresa que no disponga de vías para el intercambio de información y el análisis de sus procesos internos se movilizará por la senda de la improvisación, la ausencia de planes corporativos y los fallos encadenados en sus actividades diarias.

Si quieres empezar a aplicar el liderazgo transformacional, te enseñamos cómo en nuestra guía: ¿Qué es el liderazgo transformacional y cómo desarrollarlo dentro de tu empresa?

 

 Tipos de feedback: todo es información

Pero por feedback no sólo debemos entender aquellos espacios formales de análisis y evaluación como reuniones, consejos, convocatorias, entre otros.

En realidad existen muchos tipos de feedback. Recordemos que el concepto hace referencia a cualquier tipo de información que permita tener una perspectiva de ciertas labores o actividades típicas de un proceso, con lo cual puede englobar desde una palmadita en la espalda de un compañero de trabajo hasta una reunión de altos directivos.

Además, no siempre tiene por qué ser denominado como tal. En muchas ocasiones son gestos, señales o actitudes indirectas que pueden ir señalando el camino de un proceso sin que haya sido determinado en algún plan de acción.

En ese sentido, los profesionales de los Recursos Humanos han llegado a un mínimo acuerdo en cuanto a los principales tipos de feedback:

a)    Implícito: aquel que se materializa a través de señales no verbales como tonos de voz, gestos, expresiones, etc. Suele ser incompleto, incluso ambiguo, pues necesita la interpretación de la persona receptora.

b)    Explícito: es el que utiliza mensajes claros, directos, y que resuelve en sí mismo lo que pretende expresar en relación a una situación o circunstancia.

c)     General: se trata de aquella retroalimentación que evalúa o califica un proceso sin detallar los elementos que hacen parte de él. Las consideraciones son siempre globales.

d)    Concreto: este tipo de feedback señala actividades o detalles específicos que hacen parte de procesos más amplios. Es quizá el más descriptivo de todos y, a la vez, el más eficaz a la hora de corregir fallos o intervenir estructuras.

e)    Positivo: es el que valora acertadamente el comportamiento de un empleado o una parte específica de algún proceso. Realza, motiva, destaca, impulsa.

f)      Negativo: se trata de aquel feedback que se centra en un aspecto a mejorar, tanto si es nivel a personal, grupal o estructural. Pero eso no quiere decir que tenga en cuenta sólo la parte mala; por el contrario, desarrolla soluciones o vías de mejora.

 

 Características generales del feedback

  • Ocurre de manera esporádica. Si se presentara de forma regular o dentro de un plan previo, perdería parte de su función evaluadora.
  • Es descriptivo. Retroalimentar no significa juzgar acciones o comportamientos. Lo que sí hace es valorar, analizar y corregir.
  • Está orientado al mejoramiento. Aunque sea del tipo negativo, es necesario que señale soluciones o vías para hacer frente a situaciones desfavorables.

El feedback puede llegar a reforzar una conducta o eliminarla, siempre que se utilice de manera eficaz, convirtiéndose en una eficaz técnica empresarial.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario