Los millennials son mucho más que esa generación de usuarios/consumidores que han nacido entre 1981 y 1995. En la actual coyuntura, está claro que hablamos de la generación que ha tomado el testigo que dejaron los consumidores tradicionales, y que por tanto conviene adaptarnos a su forma de ver la vida.

O dicho de otra manera: son los clientes del futuro, lo cual nos obliga como directores de empresas y gestores de marcas a tener un trato directo con ellos. ¿Cómo lograrlo? ¿Son los millennials tan distintos como se afirma?

 

¿Por qué es importante conquistar a los clientes millennials?

Los millennials ya han tomado posesión de muchos de los espacios que lentamente han ido dejando los clientes tradicionales o habituados a métodos menos personalizados. Lo podemos ver en muchas áreas o terrenos del mercado actual.

TEXT - TOFU - Conceptos Marketing

 

¿Te imaginas una marca que en pleno siglo XXI apostara por estrategias de marketing tradicionales? Pues bien, ese es un error que no te puedes permitir.

Durante muchas décadas, las empresas actuaron como si tuvieran un altavoz a la hora de comercializar y difundir sus productos. Se generó toda una tendencia en ese sentido, y hasta cierto punto funcionó: los mensajes de ese altavoz retumbaban en cuanto sitio era posible y los clientes se iban adhiriendo.

Sin embargo, a los millennials ya no les interesa que les hablen por un altavoz. De hecho, no les gusta que les saturen con mensajes invasivos. Su mente va en busca de algo que les sorprenda, que les llame la atención pero sin que les sea impuesto: quieren ser ellos mismos quienes decidan las condiciones del proceso.

 

Acciones y estrategias para atraer a los millennials

La atracción de los millennials a tu negocio no se logra de la noche a la mañana. Es todo un proceso en el que es necesario invertir recursos y articular una serie de acciones corporativas. Te presentamos algunas de ellas:

  1. Hacerles saber que son el centro del proceso de venta:

Los millennials son clientes que saben lo que quieren, y no están dispuestos a esperar mucho por ello. Quieren ser el centro del proceso, incluso participando en la elaboración y el diseño de lo que compran. Es su papel.

  1. Mostrase como una marca auténtica:

Si por algo se caracterizan los nuevos clientes es por no aceptar cosas que ya han visto miles de veces. Están ansiosos de cosas nuevas, de experiencias que les resulten transformadoras. ¿Tu negocio puede ofrecérselas?

  1. Recurrir a los mensajes que despierten emociones:

Ahora bien, pese a que son clientes que saben lo que quiere y que difícilmente van a cambiar de opinión de un día para el otro, sí que puedes influir en ellos de una manera: apelando a los sentimientos y a las emociones, lo cual les impulsa a inclinar su decisión comercial en un sentido o en otro. Haz la prueba: por mal que te vayan las cosas, habrán conocido tu marca.

  1. Personalizar los mensajes lo máximo posible:

Por último, volvamos a lo que te decíamos sobre el altavoz. A los millennials ya no les interesa que los traten como una masa indefinida. Todo lo contrario, les gusta que les vean como si fuesen únicos, como si cada mensaje fuese dirigido para cada uno de ellos en concreto. ¿Cómo lograrlo? Sencillo: personalizando al máximo tus mensajes y estrategias de venta.

 

Ahora que ya sabes algunos trucos para llamar la atención de los millennials, dinos: ¿qué tan preparado está tu negocio o empresa para tratar con ellos?

 

POST - TOFU - Conceptos Marketing