Apalancamiento operativo, una idea para levantar tu negocio

apalancamiento operativo

Si leíste nuestro artículo ¿Qué es el apalancamiento operativo?” seguro que recuerdas que este concepto contable es uno de los preferidos de las grandes compañías y multinacionales, pero ¿es útil para las Pymes y las medianas empresas? ¿Y para los profesionales autónomos? En el texto de hoy vamos a intentar responder a una pregunta que se están haciendo muchos jóvenes emprendedores hoy por hoy: el apalancamiento operativo como clave para levantar un negocio pequeño.

 

 

 

Recordando las claves del apalancamiento operativo

El término apalancamiento operativo procede de la palabra palanca y del efecto multiplicador de movimiento que conseguimos al utilizar este tipo de instrumentos. El concepto de palanca es útil para comprender bien en qué consiste y para qué sirve el apalancamiento operativo: incrementar los costes fijos para conseguir aumentar los beneficios a medio y largo plazo.

En los másteres de gestión de equipos de trabajo y liderazgo para directivos con experiencia y para jóvenes licenciados se habla largo y tendido del apalancamiento operativo, un concepto fundamental en el mercado y la economía del siglo XXI, pero si no has tenido la oportunidad de cursar este tipo de actividades formativas quizá te resulte menos sencillo comprenderlo…. Vamos a explicarlo con un ejemplo clásico: el de una fábrica de conservas.

Imagina una fábrica tradicional de conservas de pescado. En esa factoría, los empleados toman los pescados de la cinta transportadora y los introducen en latas. El coste de producción de estas latas de pescado es alto porque aunque la fábrica está parcialmente mecanizada, el trabajo manual de envasar los pescados uno a uno es lento y costoso. Si el directivo o gerente de la fábrica quiere incrementar su producción y obtener más beneficios a medio plazo deberá invertir en tecnología y maquinaria que sustituya la mano de obra que antes envasaba el pescado. Esa maquinaria tendrá un valor x, un costo fijo que tendrá que asumir, pero ese coste servirá de palanca para mejorar en poco tiempo la cadena productiva y producir muchas más latas de pescado que incrementarán los beneficios de la empresa. Esa inversión en costes fijos (en maquinaria moderna) servirá de palanca para mejorar la cuenta de resultados ya que estará reduciendo esos costes mensuales que implica la contratación de trabajadores, los pagos a la Seguridad Social, los costes en reciclaje y formación, los costes en políticas de motivación,  etc.  Es la puesta en práctica de ese concepto teórico llamado apalancamiento operativo.

 

El apalancamiento operativo para los negocios pequeños y medianos

En el párrafo anterior hemos visto un ejemplo de aplicación del apalancamiento operativo en una factoría, pero ¿se podría hacer lo mismo en empresas pequeñas y no orientadas a la fabricación de productos? Por supuesto que sí. Veamos algunos ejemplos:

Comercios al por menor que invierten en TPV (Terminal Punto de Venta) para gestionar sus cobros y mejorar su sistema de facturación.

Autónomos que trabajan como comerciales y que sustituyen sus vehículos de gasolina por coches o motos eléctricas.

Escuelas de formación de directivos que desarrollan o compran una plataforma de formación online para que su profesorado automatice las tareas administrativas sin tener que tener altos conocimientos técnicos.

 

Hay muchos más casos de apalancamiento operativo para Pymes y autónomos, pero nos gustaría que participaras en nuestro blog. ¿Te animas a comentar algún caso más? ¡Nos gustaría leer tus comentarios!

 

Gestión financiera

Tags:

Añadir comentario