7 señales de que debes cambiar de trabajo

¿Crees que pensar en cambiar de trabajo es una locura hoy por hoy? Eso es lo que opinan muchos talentos que se consideran privilegiados por tener un puesto de trabajo en una época de incertidumbre económica. Y es que no nos podemos engañar: el mercado laboral no está atravesando un buen momento; altas tasas de paro entre jóvenes y mayores, reestructuración de plantillas que acaba con miles de puestos de un plumazo, escasa oferta de puestos de empleo bien remunerados… Acceder a un puesto de trabajo se ha puesto tan difícil que muchos profesionales cualificados no se plantean la idea de cambiar de empresa aunque no les satisfaga el sueldo, la política empresarial o el  trabajo que desempeñan. 

Quiero cambiar de trabajo

En tu trabajo inviertes  40, 50 o 60 horas a la semana,  tu despacho es el lugar donde más tiempo pasas, las tareas que haces a diario consumen prácticamente toda tu energía y pasas más tiempo con tus compañeros o jefes que con tu propia familia. ¿Es así tu día a día? Y, lo más importante, ¿te sientes feliz con lo que haces, con la vida que llevas?

Si la respuesta es “no” quizás ha llegado el momento de que reflexiones sincera y objetivamente sobre los pros y los contras de tu situación actual y, después de analizar bien la situación, te lances a dar el salto que muchos profesionales han dado ya: cambiar de trabajo. ¿Quieres que te ayudemos a ver esas claves, esas señales inequívocas de que ha llegado el momento de buscar otro empleo? Entonces sigue leyendo.

 

7 señales de que debes cambiar de trabajo

Hay muchas señales de que ha llegado el momento de cambiar de empleo, de pedir otro puesto de trabajo en tu empresa o, si no es posible, de cambiar de empresa y probar suerte en otra organización diferente. Nosotros hemos elegido 7 señales que te advierten de que ha llegado el momento de buscar nuevos horizontes profesionales:

1. ABURRIMIENTO

Es un hecho: tu trabajo te aburre solemnemente. Tu vida profesional se ha convertido en una especie de “día de la marmota” y no encuentras ningún reto profesional que te estimule a seguir formándote en nuevas competencias, lanzarte a dirigir nuevos proyectos, proponer cambios organizativos en tu departamento, etc.

2. ESTANCAMIENTO

Sentirse estancado en un puesto de trabajo equivale a reconocer que la experiencia laboral lleva mucho tiempo sin aportarte nada nuevo, que tu estrategia de carrera ha llegado a un punto muerto. Es decir, no hay crecimiento profesional, no tienes oportunidad de ascender en el organigrama de tu empresa, de responsabilizarte de más proyectos, etc.

3.  “NINGUNEO”

Sientes que tus opiniones e ideas no son valoradas por tus superiores o por tus compañeros de trabajo. Esta situación no te permite sentirte integrado en el equipo humano de tu empresa y no tener ni oportunidad ni deseos de aprender nuevas herramientas que mejoren tu productividad personal.

4. DESEQUILIBRIO

Analiza tu trabajo y pon en una balanza lo que te aporta y lo que te quita. Quizás en un lado de esa balanza veas que hay un exceso de trabajo, estrés, presión, desgaste, dificultad para seguir disfrutando de una formación continua de calidad,  cansancio constante, insatisfacción… ¿Qué hay en el lado positivo de la balanza? Si no encuentras la misma cantidad y calidad de “cosas” positivas es que tu balanza profesional está muy desequilibrada y corre serio riesgo de romperse.

5. NEGATIVIDAD

Te lo dicen en casa y lo sientes en tu interior: estás continuamente amargado, antipático y enfadado. Admítelo: la actitud negativa es una de las señales más claras de que ha llegado el momento de cambiar de trabajo.

6.  ANSIEDAD

La sola idea de ir a trabajar te enferma, te genera ansiedad y molestias físicas. Cuando tu organismo reacciona de forma tan alarmante es que estás entrando en una fase muy perjudicial para tu salud física y mental que debería preocuparte…

7.  SÍNDROME DE ESTOCOLMO

¿A pesar de que te sientes fatal en tu trabajo te ves incapaz de “abandonar” a tus compañeros a su suerte o de “traicionar” a tu empresa buscando otro empleo?

Ten cuidado porque ese pensamiento puede ser una señal de que estás sufriendo el llamado Síndrome de Estocolmo, una clara señal de que ha llegado el momento de cambiar de trabajo.

En conclusión: si la mayor parte del tiempo te sientes mal en tu trabajo y ese malestar está afectando al ámbito de tu vida privada, quizá haya llegado el momento de lanzarte a la piscina y de buscar y encontrar otra empresa en la que inicies esa etapa profesional nueva, apasionante y enriquecedora que te mereces.

 

Pero… ¿Cómo cambiar de trabajo?

Cambiar de trabajo es un acto que implica un riesgo pero muchas veces es el camino más rápido para conseguir mejorar tus condiciones de empleo actuales. A pesar de esto, las personas se lanzan a esta aventura sin suficiente preparación y sin las indicaciones de alguien que les pueda ayudar.

1) GUÍA RELACIONADA: Cambiar de trabajo sin cometer errores.

Para ello te recomendamos la “Guía para cambiar de trabajo sin cometer errores”, que te ofrece las indicaciones de un experto en la materia como es José Luis Pérez Huertas, profesor de EAE Business School y un gran conocedor de la temática.

2) WEBINAR RELACIONADO: Cambio de Puesto de Trabajo.

Si quieres profundizar en el tema, te recomendamos también el Webinar de Desarrollo de Talento, evento online organizado por el servicio de carreras profesionales cuyo objetivo es ofrecer herramientas para mejorar la empleabilidad de los alumnos y antiguos alumnos.

¡Esperamos que lo disfrutes!
¿Y tú? ¿Te sientes feliz en tu trabajo? ¡Cuéntanos tu experiencia en los comentarios!

 

Post relacionados:

Cambiar de Trabajo

 

Tags:

1 Comentario

  1. Nestor Riba
    9 septiembre, 2016

    Si estas buscando dejar tu empleo debes ver antes esta informacion: http://cambiandoalmundo.com

Añadir comentario