¿Cómo se calcula la elasticidad-precio de la demanda?

Todo emprendedor conoce de sobra la siguiente máxima comercial: cuando el precio de un producto aumenta, su consumo disminuye; y cuando, a su vez, el precio disminuye, el consumo de ese producto aumenta.

Se trata de la base de cualquier relación oferta-demanda. Sin embargo, la cuestión no es del todo precisa si se miran los valores del aumento y la disminución.

El concepto de «elasticidad-precio», introducido hace relativamente poco en la teoría comercial, intenta dar respuesta a estas cuestiones. Conocido como «sensibilidad de la demanda», este factor se aproxima a un análisis más completo del comportamiento de los consumidores en los escenarios de cambio de precios.

Para empezar, establece tres elementos básicos que determinan la variación del precio de un producto en función de su carácter:

a) Primera necesidad: aquellos productos que, dado su consumo diario o habitual, son poco sensibles a las variaciones de precio. Se caracterizan por su baja elasticidad.

b) Producto de lujo: en esta categoría se engloban todos aquellos productos que no cubren ninguna necesidad vital y, por tanto, los consumidores pueden dejar de comprar en cualquier momento. En este caso, su grado de elasticidad es alto.

c) Bienes sustitutos: finalmente, se trata de aquellos productos de fácil sustitución. Es decir: si suben de precio, el consumidor los cambia por otros similares.

Si quieres aprender todo lo esencial sobre las finanzas, descarga el ebook: Los conceptos más importantes de las finanzas que todo manager debe conocer

 

El grado de elasticidad: relación producto-demanda

Básicamente, el grado de elasticidad se calcula relacionando dos elementos: primero, la variación en el precio del producto; y segundo, la variación del consumo del producto una vez se ha aplicado dicho cambio en el precio.

Es importante señalar que el valor de la elasticidad siempre es negativo, pues indica la diferencia entre precio y demanda, dos valores que son inversamente proporcionales. De este modo, la elasticidad se expresa de dos maneras: o bien en la disminución del consumo de un producto o bien en la disminución de su precio.

Para hacer más comprensible esta relación, la teoría comercial ha dividido el concepto de elasticidad en tres categorías principales:

1. Unitaria:

Este tipo de valor se presenta cuando el porcentaje de variación del precio es similar al porcentaje de variación del consumo, aunque con signos contrarios. Es decir, que si el precio de un producto aumenta un 20%, su consumo disminuye un 20%.

2. Rígida o inelástica:

En este caso, el porcentaje de variación de la demanda es menor que el porcentaje de variación del precio. Siguiendo el mismo indicador del apartado anterior, esto quiere decir que si el precio de un producto aumenta un 20%, la disminución de su consumo en el mercado sólo será de un 10%.

3. Elástica:

Finalmente, esta categoría hace referencia a los casos en que la variación de la demanda es mayor que la variación del precio. Por ejemplo, cuando un producto sube un 20% su precio y la disminución de su demanda es de un 40%.

 

Dos factores que afectan la elasticidad

La elasticidad se ve influenciada por dos factores:

  • Corto y largo plazo. Cuando los cambios en el precio se realizan a largo plazo, los clientes suelen adaptar sus hábitos de consumo. En cambio, en el corto plazo es lógico que busquen otras alternativas en cuanto a productos.
  • Los bienes sustitutos. La elasticidad también depende del número de productos que aspiran a sustituir a aquellos que suben sus precios. Existen mercados con muchos y otros con pocos productos de este tipo.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Conceptos Finanzas

Tags:

Añadir comentario