En la S.A. los titulares son accionistas, quedando su responsabilidad limitada por el capital aportado. Es una de las principales características de esta figura jurídica. En todos los ejemplos de sociedad anónima llama la atención que el número de socios es muy variable.