El mundo de la empresa, de la alta dirección también ha inspirado a guionistas, productores y directores de cine para crear grandes historias o, quizás, no tan grandes pero no menos inolvidables. Aunque el séptimo arte muchas veces aborda la figura del empresario o el directivo de una forma crítica, sus enseñanzas y reflexiones son muy valiosas para cualquiera que desee emprender un negocio.

Porque lo más interesante del cine es que muestra diferentes dimensiones (se acerca al verdadero ser humano, con sus dudas, sus pasiones, sus debilidades, sus grandezas y sus miserias) de quien tiene que tomar decisiones. Los títulos de películas para emprendedores que os proponemos  superan con creces los casos académicos que se estudian en las escuelas de negocios, donde solo se tiene en cuenta la dimensión empresarial y de los resultados.

Ciudadano Kane (Orson Welles, 1941):

Empezamos con una de las mayores obras maestras del cine de todos los tiempos. Este clásico narra la vida de Charles Foster Kane, un magnate de la prensa inspirado en William R. Hearst.  Es la búsqueda de la riqueza y el poder, del riesgo que puede implicar conseguir el éxito a cualquier precio, además de una reflexión inolvidable sobre lo que de verdad importa en la vida… “Rosebud”. ¡Ah, qué gran final! Si aún no la has visto, deja de leer este post y búscala ahora mismo. ¿A qué esperas?

Wall Street (Oliver Stone, 1987)

El juego de la bolsa. Los yuppies. Codicia. Dinero a raudales. Gordon Gekko (Michael Douglas) es el cruel y fiel espejo de una manera de entender los negocios que, en parte, nos ha llevado a la crisis actual. Manejo de información privilegiada, la falta de escrúpulos para conseguir lo que haga falta para ganar dinero… mucho dinero.  El dilema humano está fuera de la órbita del implacable Gekko. Por eso, en su secuela “Wall Street: el dinero nunca duerme” (Oliver Stone, 2008),  Gekko ha cumplido condena por fraude financiero, blanqueo de dinero y asociación ilícita. Y está completamente solo.


TEXT - TOFU - Coach desarrollo

 

Tucker: un hombre y su sueño (Francis Ford Coppola, 1988):

Un visionario empresario, Preston Tucker, quiso diseñar el coche del futuro y desafió a la todopoderosa industria del motor americana. Creó un vehículo potente, rápido, bello, aerodinámico… Lo tenía todo para triunfar y, de hecho, muchas de sus innovaciones revolucionaron el concepto del automóvil de la época (finales de los ’40). Pero los bloqueos constantes de sus gigantescos competidores hicieron que fuera un fracaso.  Excepcionalmente bien ambientada con una buena interpretación de Jeff Bridges.

Glengarry Glen Ross (James Foley, 1992)

Un tema de plena actualidad: el paro acecha por todas partes, así que un agente inmobiliario de Nueva York lucha por su trabajo mientras las condiciones laborales son cada vez más duras. Las ventas a cualquier precio sino el despido. Un desalentador panorama descrito en un excepcional guión de David Mamet con una magistral escena en la que Alec Baldwin “incentiva” a su equipo con un inquietante discurso. Sin duda, un ejemplo de lo que un directivo no debe hacer para motivar a su equipo. El reparto es de lo que quitan el hipo: Al Pacino, Jack Lemmon, Alan Arkin, Ed Harris, Kevin Spacey, Jonathan Pryce…

En busca de la felicidad (Gabriele Muccino, 2006)

Justo lo contrario de GordonGekko, Chris Gardner (Will Smith) es un humilde vendedor de aparatos hospitalarios sin suerte, a pesar de su buen currículum: lo abandona su mujer y se queda con la custodia de su hijo, también lo despiden de su trabajo y se encuentra en graves problemas para sacar adelante a su pequeño. Aun así, logra conseguir una oportunidad en una casa de bolsa y cambia radicalmente su suerte a base de esfuerzo, perseverancia y muchas ganas de aprender. Una historia muy emocionante y motivadora basada en hechos reales.

La red social (David Fincher, 2010)

La historia de la fundación de Facebook bajo el prisma del director de “Seven” y con la pluma afilada de Aaron Sorkin, creador de la serie “West Wing”.  La creación de la ahora red social más importante del mundo es un excelente ejemplo de cómo se tejen las nuevas empresas tecnológicas, la vorágine de la ambición y la soledad del poder. El papel de Mark Zuckerberg es controvertido en este filme: crea Facemash, el precursor de Facebook, tras ser abandonado por una chica. También deja dudas sobre el verdadero origen de esta red social que reclaman unos compañeros de Zuckerberg de la Harvard University. Ya lo dice el tráiler de esta película: “ no se consiguen millones de amigos sin hacer unos pocos enemigos”. Pues eso.

¿Has visto alguna de estas películas? ¿Quieres recomendarnos alguna otra?

 

Post relacionados:

 

POST - TOFU - Importancia de un Coach

Fotografía de Juan José Richards Echeverría para flickr