¿Qué entendemos por balanza comercial?

La balanza comercial es un método que nos permite conocer el estado de las cuentas de un negocio en un período determinado, que por lo general es de largo o mediano plazo: semanas, meses, semestres o incluso años.

Si bien es cierto que se trata de una herramienta propia de los países o Estados para determinar el valor monetario de las exportaciones en relación con las importaciones, también lo es que puede aplicarse a cualquier otro ámbito de los negocios, incluido, claro está, el de la gestión empresarial.

TEXT - TOFU - 10 herramientas gestión financiera eficaz

 

El planteamiento esencial de una balanza comercial se resume en dos conceptos: el del déficit, que se presenta cuando los activos de un determinado negocio son menores que sus pasivos, y el del superávit, que se genera cuando lo que ingresa en caja es más que lo que se emplea en los gastos propios de la actividad comercial.

¿Qué es la balanza comercial?

La balanza comercial es el resultado de calcular la diferencia de valor en un período de tiempo entre las importaciones y exportaciones de bienes y servicios de un país. Por lo general, este resultado se expresa en la unidad monetaria de un país o unión económica en particular, como sería el caso de España, que la mediría en euros.

La balanza comercial es parte de una unidad económica más grande, la balanza de pagos. A su vez, este concepto económico refleja la suma total de todas las transacciones económicas entre un país y sus socios comerciales en todo el mundo, incluyendo movimientos de capital, reembolso de préstamos, gastos de turismo, gastos de flete y seguro, y otros.

Si las exportaciones del país exceden sus importaciones, se dice que el país tiene una balanza comercial favorable, o un superávit comercial. Cuando sucede a la inversa, existe una balanza comercial desfavorable o un comercio deficitario.

De acuerdo con la teoría económica del mercantilismo, una balanza comercial favorable es un medio necesario para financiar la compra de bienes extranjeros de un país y mantener su comercio de exportación. Esto se lograba entonces estableciendo colonias que comprarían los productos de la madre patria y exportarían materias primas.

Los supuestos del mercantilismo fueron desafiados por la teoría económica clásica de fines del siglo XVIII, cuando los filósofos y economistas como Adam Smith argumentaron que el libre comercio es más beneficioso que las tendencias proteccionistas del mercantilismo y que un país no necesita mantener un intercambio uniforme. En este caso, eso equivaldría a construir un superávit en su balanza comercial (o en su balanza de pagos).

Un superávit continuo puede, de hecho, representar recursos infrautilizados que, de otro modo, podrían contribuir a la riqueza de un país, si estuvieran dirigidos a la compra o producción de bienes o servicios. Además, un superávit acumulado por un país (o grupo de países) puede tener el potencial de producir cambios repentinos y desiguales en las economías de aquellos países en los que el superávit se gasta finalmente.

En general, los países en desarrollo (a menos que tengan un monopolio sobre un producto vital) tienen una dificultad particular para mantener los excedentes, ya que los términos de intercambio durante los períodos de recesión funcionan en su contra; es decir, tienen que pagar precios relativamente más altos por los productos terminados que importan, pero reciben precios relativamente más bajos por sus exportaciones de materias primas o productos sin terminar.

 

¿Cómo funciona la balanza comercial?

Cuando un país importa más de lo que exporta, el número negativo resultante se denomina déficit comercial. Cuando ocurre lo contrario, un país tiene un superávit comercial.

Por ejemplo, si España hubiese importado 100 mil millones de euros en bienes y servicios el año pasado, pero solo hubiera exportado 90 mil millones en bienes y servicios a otros países, entonces tendría una balanza comercial negativa de 10 mil millones de euros o un déficit comercial de 10 mil millones.

 

Es importante conocer este tipo de datos y, por eso, la balanza comercial se utiliza para ayudar a los economistas y analistas a comprender la fortaleza de la economía de un país en relación con otros países.

Un país con un gran déficit comercial está pidiendo dinero prestado para comprar bienes y servicios, y un país con un gran superávit comercial está prestando dinero a los países con déficit. En algunos casos, la balanza comercial se correlaciona con la estabilidad política del país porque es indicativo del nivel de inversión extranjera que se produce allí.

 

¿Por qué es importante la balanza comercial en la gestión?

Lo que obtenemos de una balanza comercial es la diferencia entre lo que ingresamos en nuestro negocio como producto de nuestras actividades y lo que debemos invertir o pagar para que el funcionamiento del mismo se mantenga.

Sin embargo, esta herramienta es mucho más compleja de lo que en un principio se puede llegar a pensar, no tanto por dicha diferencia ni por cómo la obtenemos, sino más bien por la utilidad y los beneficios que supone para cualquier negocio, al margen de su naturaleza, campo de desempeño, modelo de financiación, estructura, modelo de liderazgo, valores corporativos, entre otros.

O dicho de otro modo: el valor de una balanza comercial no está tanto en los números que obtenemos tras contrastar los activos y los pasivos, sino sobre todo en la utilidad que reporta a cualquier negocio. Repasemos algunas de sus ventajas:

  • Ayuda a reforzar los puntos fuertes de un negocio:

Gracias a la balanza comercial, los aspectos fuertes de los negocios tienden a ser reforzados, especialmente si se trata de situaciones de superávit. Son elementos o puntos que deben ser mantenidos para que los resultados financieros y contables sigan siendo los mismos o incluso mejores.

  • Visibiliza las debilidades de producción:

Al mismo tiempo que refuerza los puntos positivos, la balanza comercial nos ayuda identificar aquellos elementos que suponen fugas de capital, inversiones de poca utilidad o actividades infructuosas para los negocios. Las correcciones se deben implementar en el mismo período, si procede y es conveniente, o en los próximos.

  • Permite realizar proyecciones a medio o largo plazo:

Una de las mayores contribuciones de la balanza comercial como herramienta de gestión de empresas es la proyección que nos permite realizar de los negocios, tanto en el plazo medio como en el plazo largo. Dichas proyecciones no sólo tienen que ver con las situaciones de superávit, de las cuales suelen desprenderse planes de expansión o internacionalización, sino también en momentos de déficit, cuando la orientación debe ser la corrección de los fallos hallados.

  • Facilita la implementación de soluciones:

Una balanza comercial, además, facilita la implementación de soluciones en lo que se refiere a la gestión de negocios. Muchas empresas fracasan porque no logran identificar con prontitud y pertinencia los inconvenientes que causan situaciones de déficit, o simplemente porque los detectan cuando es demasiado tarde. Con una balanza comercial bien diseñada eso no sucede.

 

Balanza comercial: cómo actuar en los dos escenarios

Ya hemos dicho que el déficit y el superávit son los dos escenarios que se derivan de la implementación de la balanza comercial como herramienta de gestión. Sin embargo, ambos casos suponen decisiones que le corresponden exclusivamente a la dirección. ¿Sabes de cuáles estamos hablando? Veamos ambos escenarios con mayor detalle:

  1. Superávit: situación positiva

Se trata de aquellos estados contables en los que la balanza comercial resulta favorable, es decir, la situación ideal para cualquier negocio. Cuando es así, los responsables de finanzas suelen tomar decisiones como:

  • Convertir las actividades comerciales en ventajas competitivas para el negocio, dado que la experiencia que supone mantenerlos en el tiempo acaba por marcar diferencia en relación con las marcas de la competencia.
  • Es el ambiente propicio para la contratación de más trabajadores, cubrir áreas desprotegidas o reforzar otras para mejorar la calidad de la cadena productiva.
  • Otras empresas recurren a lo que en términos de gestión empresarial se llama proteccionismo comercial, es decir, proteger con celo la cadena productiva que, como hemos visto antes, se ha convertido en una ventaja competitiva. Este tipo de decisiones garantizan la confidencialidad y la exclusividad de operación en algunos sectores o escenarios.
  1. Déficit: situación negativa

Se genera básicamente cuando un negocio ingresa menos de lo que invierte o gasta habitualmente para su mantenimiento y sostenibilidad. A largo plazo, se corre el riesgo de que los recursos se agoten hasta   que la cadena productiva ya no pueda seguir funcionando por sí misma. En este tipo de situaciones, quienes están al frente el área financiera suelen tomar decisiones como:

  • Para salir de esta situación, las empresas suelen contraer nuevos compromisos comerciales en situación de desventaja, lo cual les genera cierta dependencia hacia los proveedores o terceros agentes.
  • Otros negocios recurren a avales o créditos de entidades financieras en su afán por salir de la situación de déficit. Sin embargo, generalmente los acuerdos que se firman suponen intereses altos o compromiso que requieren largos períodos de amortización, lo cual supone un margen de acción reducido.

 

Balanza comercial en niveles macro de gestión

Cuando hablamos de balanza comercial a nivel macro, es decir, en relación a estados contables de países o regiones, es bueno destacar que este concepto forma parte de otro más amplio denominado balanza por cuenta corriente, uno de los indicadores que nos permite conocer los estados económicos de un país.

Esta balanza por cuenta corriente, cuando le sumamos la cuenta de capital y la cuenta financiera de un país, da pie a su vez a la denominada balanza de pagos, el principal indicador cuando se trata de reflejar los niveles de las importaciones y exportaciones de bienes y servicios de una nación en un período determinado.

 

POST - TOFU - Herramientas Gestion Financiera


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

1 comentario

inmaculada

24 julio, 2018 12:06

hace referencia a la balanza comercial,entre los ingresos para los productos para el negocio y lo que se invierte para el funcionamiento del mismo

Deja un comentario