Liderazgo positivo – cultura de alto rendimiento

Francisco Puertas
Socio responsable del área de Consultoría de Talento y Organización de Accenture en España.

Tal Ben Shahar
Titular de la cátedra de Psicología Positiva y Liderazgo en la Harvard University y profesor en el  Interdisciplinary Center de Herzliya, Israel.

Ahora más que nunca, la misión del líder es ejercer un liderazgo positivo que facilite el cambio necesario para desarrollar en su organización una cultura de comportamientos de alto rendimiento.

Si algo hemos aprendido a lo largo de esta crisis económica es que el factor confianza es hoy día tan crítico y tan decisivo como cualquiera de las variables económicas. El factor confianza, en cualquier economía, es un mecanismo vital capaz de generar comportamientos que incentiven el ahorro, el consumo, o que provoquen la movilización en cualquier sentido de las principales variables económicas. Estamos hablando de aspectos intangibles, de emociones y de sensaciones que son capaces de transmitirse, consciente o inconscientemente, y de generar determinados comportamientos en la sociedad.

Pensar en cambios es pensar en personas. Y saber cuáles son los comportamientos adecuados que las personas necesitan desplegar dentro de su área de actividad, y conseguir implantarlos, es el motor de cambio para conseguir el impacto esperado en el negocio y en los resultados. Los comportamientos generadores de alto rendimiento son la esencia de todo cambio organizativo y deberían convertirse en el eje inspirador de cualquier iniciativa de este tipo. Todo proceso de transformación va buscando en sus equipos y en las personas que trabajan en la organización que hagan las cosas de manera diferente y más eficiente… que generen mayor impacto en los clientes, que aceleren los procesos de venta, que hagan las operaciones más eficientes…

La gran mayoría de las iniciativas de cambio en las organizaciones no consiguen su objetivo básicamente por la resistencia de las personas ante el cambio.

  • ¿Cuáles son las causas de los fracasos en los procesos de transformación de las organizaciones?
  • ¿Cómo generar los comportamientos deseados y llevar a cabo un papel clave del liderazgo?
  • ¿Cómo lograr que un proceso de cambio generé fortalezas, capacidad de adaptación y optimismo?
  • ¿Cómo buscar mecanismos para generar y provocar en sus equipos comportamientos excelentes?

 Responde esta y más preguntas descargando este excelente artículo publicado en Harvard Deusto Business Review.

Descárgate gratis el artículo completo en PDF con un solo tweet
Tags: , ,

2 Comentarios

  1. FELIPE DÍAZ ORTIZ
    4 junio, 2012

    Hola,
    Excepcional artículo.
    Más que respuestas, permítanmte que opine.
    El alto rendimiento, la eficiencia y la confianza en las organizaciones en el momento actual, según mi conocimiento y experiencia, dependerá de factores no tan sólo ambientales externos, sino de cultura de empresa, cultura de integración e identificación con el proyecto de los trabajadores (o definitivamente… ¿habríamos de sistematizar el uso de colaboradores?.
    Es el momento del lider/es con talento que sea capaz en el entorno actual, de hacer comprender a sus colaboradores la importancia de cada uno en el proyecto que se lleva adelante para poder conseguir el objetivo deseado dentro de los paràmetros de alcance, tiempo, coste, calidad y satisfacción del grupo esperado.
    En el momento actual se impone un management conciliador y exigente, que de ejemplo, que se rodee de los más integrados y de aquellos que tras aprendizaje comprendan la importancia de la situación actual y la inclusión en el mercado actual del producto de la empresa.
    El momento requiere trasladar a todos los “colaboradores” la importancia de su trabajo y su efecto directo en el producto, servicio o resultado ( no hay nada más en nuestro mundo empresarial). Cuando la concienciación de empresa se traslada al colaborador y asume como propio los “roles” que le confieren sus conocimientos y ubicación en la empresa, se entra en dinámicas comunicativas, de eficiencia y de crecimiento personal, cuyo modelo debe ser trabajado por muchas empresas para reducir la incertidumbre, poder gestionar esta correcta y humanamente, y hacer ver al “colaborador” la importancia de su “rol” en la empresa, y los efectos de su trabajo sobre la “visión” y “misión” de la misma. A todo llegaremos……Saludos!

    Felip Díaz Ortiz
    Project Manager
    MBA Executive

  2. Wilson Aliaga
    7 junio, 2012

    Muy buen artículo, felicitaciones. Considero que el líder debe además, ser capaz de transmitir su visión a todos los involucrados y generar el ambiente cultural que sea capaz de asimilar dicha visión. Por lo general, en la mayoría de casos, o el mismo no confía o no tiene muy claro la idea de cambio que quiere instaurar, con el adicional que muchas veces no la sabe interiorizar a sus empleados (Falta de habilidades adecuadas de comunicación – Habilidad vital para todo líder).De ahí que las estrategias empleadas no sirven de mucho si es que no se comunican adecuadamente y no hay un ambiente o “terreno preparado” para recibir de manera óptima todas estas iniciativas. Como lo dijo una vez Peter Drucker: “La cultura se come a la estrategia para el desayuno”. Saludos

Añadir comentario