Evalúa tus posibilidades de conseguir el aumento

Cada año, muy pocas personas se animan a pedir un aumento de sueldo.  Como ejemplo, los resultados extraídos por Accenture en una encuesta de 2011 en la que preguntaron a más de tres mil empleados de treinta países si habían solicitado un incremento salarial. Solo el 44% de las mujeres y el 48% de los hombres respondieron positivamente.
Quizá pocos piensan que tienen posibilidades, pero la buena  noticia es que el 85% de ellos obtuvieron una respuesta positiva. Estas cifras avalan que tienes que animarte a compartir tus necesidades con la empresa en la que trabajas. Antes de pensar en cambiar de trabajo porque no te sientes bien pagado en el tuyo, quizá debes explorar todas las opciones para intentar mejorar tu situación presente, tanto en la cuestión económica como en el resto de aspectos.

TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

Así, si tienes argumentos para demostrar que lo mereces, anímate a expresar tus expectativas y aspiraciones. Sé exigente con tu empresa, igual que ellos lo son contigo. Repasa en primer lugar los aspectos más básicos:

  • Llevo años en la empresa con sensación de estar estancado, sin aumentos de sueldo ni cambios de categoría.
  • Cumplo con mis funciones, no recibo ninguna queja de mis superiores ni de mis compañeros.
  • Llego siempre puntual.

¿Has respondido afirmativamente a estas tres cuestiones? Es un buen comienzo, pero no te asegura el aumento. Si te limitas a ser un empleado promedio, no te mereces un aumento, pues la empresa no te va a pagar más por hacer lo mismo que firmaste en el contrato el día que te incorporaste a tu puesto. ¿Por qué habría de hacerlo?
En cambio, si respondes positivamente a alguna de las cuestiones siguientes, ya es otra cuestión:

  • No solo cumplo con mis funciones, sino que siempre intento hacer más y mejor.
  • Además de no recibir ninguna queja, a menudo mi jefe me felicita formal e informalmente por un trabajo bien hecho.
  • Estoy sobrecualificado, de forma que el trabajo que realizo no aprovecha todo mi conocimiento y habilidades. Podría hacer mucho más, tengo un gran potencial.
  • Mis compañeros a menudo acuden a mí en busca de consejo o ayuda, soy un referente para ellos.
  • Últimamente he adquirido mayor responsabilidad y/o mayor carga de trabajo.
  • Mis últimos proyectos han sido un éxito, he colaborado en conseguir más ventas para la empresa, o reducir sus costes considerablemente.

Si destacas de alguna forma, no solo lo percibirás tú mismo, sino que será una sensación que habrá calado a tu alrededor. Tu pregunta en este caso debe ser: ¿qué tipo de colaborador soy para mi empresa? Partiendo de la base de que nadie es imprescindible, tu posicionamiento dentro de la empresa puede variar de ser considerado un empleado con potencial y talento a estar catalogado en el grupo de los empleados mediocres.
Analiza además en qué situación se encuentra la empresa. Si tienes la posibilidad, revisa sus cuentas de resultados en los últimos dos o tres años. Por desgracia, la crisis que vivimos en los últimos años ha hecho que las compañías no vean la forma de conseguir sus números. Si la situación es inestable y tu empresa está despidiendo a otros empleados por motivos económicos justificados, puedes dar por seguro que no tendrás la oportunidad y además resultarás desconsiderado tanto con la empresa como con el resto de tus compañeros.
En cualquier caso, si tienes razones objetivas para considerar que mereces un incremento de salario, ¿qué pierdes por intentarlo?

Fuente Imagen: Flickr/ Philip Taylor

POST - TOFU - Aumento de Sueldo

Tags:

Añadir comentario