Una de las claves para el éxito de los líderes del siglo XXI es la escucha activa. Se trata de una habilidad para la que si bien debemos contar con ciertas capacidades y talentos a priori, se puede igualmente cultivar y desarrollar durante tu trayectoria profesional. ¿Qué ejercicios para desarrollar la escucha activa conoces?

 

Cualidades necesarias para una escucha activa eficaz

La escucha activa es mucho más que plantear preguntas y respuestas a un interlocutor. Se trata de entablar un diálogo sincero, directo y eficaz para obtener de él un objetivo específico. Es decir, luego de la conversación debe quedar claro que ninguno de los dos interlocutores regresa a su posición inicial; algo habrá cambiado.

TEXT - TOFU - Casos Éxito Emprendimiento

 

Para ello, como decíamos, hace falta mucho más que un excelente uso del lenguaje y la capacidad de persuasión típica de las personas influyentes. También son necesarias cualidades como las que mencionamos ahora:

  • Atención y concentración:

Empecemos por lo primero: para escuchar de forma activa, es preciso adoptar una actitud de atención plena no sólo a lo que nos dice el interlocutor, sino además a la forma como lo dice: gestos, emociones, tics, inflexiones de voz, etc.

  • Paciencia:

Las personas pacientes son idóneas para la escucha activa: atienden, perseveran, no tienen prisa y se centran en lo importante.

  • Empatía hacia el otro:

Por supuesto, la escucha activa es también empatía: esa capacidad para ponerse en el lugar del otro, sentir y pensar como él, y tratar de entender lo que hace. Es lo contrario al prejuicio, que clasifica o cataloga a base de las primeras impresiones.

  • Confianza:

No es estrictamente una habilidad, pero sin duda se define como una condición que debe ir simultánea a la atención, el respeto y la concentración en el discurso ajeno.

 

¿Cómo puedes practicar la escucha activa?

Son muchas los ejercicios que tienes a mano para practicar la escucha activa y, al mismo tiempo, aplicarla en tu profesión. Veamos algunos ejemplos:

  1. El ciego:

Se divide un grupo en dos equipos y cada uno de ellos elige a una persona, que será quien haga el rol de ciego con los ojos vendados. La idea es que los demás le ayuden a atravesar el salón de un extremo a otro sin chocar con los obstáculos que pueda encontrar en el camino. Importa sobre todo la manera como el ciego interpreta y sigue las instrucciones que le den los demás.

  1. Versiones de una historia:

Un moderador se encargará de contar una historia a un grupo. Pero, antes de ello, pedirá a varias personas que estén atentos de cuántas veces aparece en la historia una determinada palabra o escenario. Al finalizar, pedirá los resultados, pero intercambiándolos: a los que estaban atentos a cierta palabra pedirá una descripción del escenario, y viceversa. Esto demuestra la facilidad que tenemos de escuchar selectivamente olvidándonos del resto de la historia.

  

Todos estos ejercicios para desarrollar la escucha activa los puedes llevar a cabo como parte de la jornada laboral de tus trabajadores (sesiones de coaching, por ejemplo) o incluso fuera de la misma. Lo importante es el objetivo que debes perseguir: aumentar los niveles de concentración y atención de tus equipos de trabajo.

 

POST - TOFU - Casos de éxito emprendimiento