Design thinking: metodología y aplicación

Design thinking es una metodología que busca comprender a los usuarios, desafiar los supuestos, redefinir problemas y crear soluciones innovadoras para prototipos y pruebas en base a un proceso no lineal. El método consta de 5 fases: empatizar, definir, idear, crear prototipos y probar.

Quienes han aplicado ya el Design Thinking ven esta metodología como una de las más útiles para abordar problemas que están mal definidos o son desconocidos. Resulta de gran ayuda por su potencial para encontrar soluciones en un mundo tan complejo e interconectado como es en el que vivimos, ya que permite hacer frente a las cuestiones que se plantean de una manera innovadora y disruptiva.

 

TEXT - TOFU - Transformación Digital

 

Para muchos no es un proceso. Design Thinking es metodología y nos abre las puertas a una forma completamente nueva de pensar.

 

Cómo se aplica el Design Thinking. La metodología paso a paso

¿Te gustaría aplicar Desgn Thinking? La metodología es fácil de llevar a la práctica. Basta con seguir estos pasos:

  1. Empatizar. La primera etapa del proceso de Design Thinking es obtener una comprensión empática del problema que se está tratando de resolver. Esto implica consultar a expertos y recurrir a la observación, participación y empatía con las personas para comprender sus experiencias y motivaciones. Para obtener más información conviene también profundizar en el entorno físico que da acceso a una comprensión personal más profunda de los problemas a tratar.
  2. Definir el problema. En esta fase se reúne la información recopilada, se analizan las observaciones y se sintetizan para definir los problemas principales. La clave es hacerlo centrándose en las personas y cómo se ven afectadas por las distintas cuestiones.
  3. Innovar. Una vez ya se comprende bien a los usuarios y sus necesidades, hay que empezar a generar ideas. Se requiere “pensar fuera de la caja” para identificar nuevas soluciones al problema planteado, así como indagar en formas alternativas de entender el problema.
  4. Creación de prototipos. En esta etapa habría que producir una serie de versiones económicas y reducidas del producto o características específicas que se encuentran dentro de él, para que se pueda investigar la viabilidad de las soluciones generadas en la etapa anterior. Los prototipos pueden compartirse y probarse dentro del propio equipo, en otros departamentos o en con pequeño grupo de personas externo. Se trata de una fase experimental cuyo objetivo es identificar la mejor solución posible para cada uno de los problemas identificados durante las primeras tres etapas. Las soluciones se implementarán para cada prototipo y, uno por uno, se analizarán, para después aceptarse como válidas, mejorarse o rechazarse, en función de las experiencias de los usuarios.
  5. Etapa de prueba. Los diseñadores o evaluadores prueban rigurosamente el producto completo utilizando las mejores soluciones identificadas durante la fase de creación de prototipos.

 

La Design Thinking metodología consigue que los avances se pongan al servicio de las personas (clientes y usuarios) entregando un valor que se traduce en satisfacción y es clave para el éxito empresarial.

¿Sabías que pensar como un diseñador puede transformar la forma en que las organizaciones desarrollan productos, servicios, procesos y estrategias?

Créditos fotográficos: RAwpixel

 

POST - TOFU - Transformación Digital


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario