Derechos y obligaciones del trabajador con banda ancha

El ancho de banda y la estrechez de miras pueden ir de la mano, tanto por parte de la gerencia de la empresa como por el lado de la plantilla. Y es que hoy, a los derechos y obligaciones del trabajador de corte tradicional, como el del salario justo, la no discriminación o la seguridad y salud laborales con sus contrapartidas establecidas en el Estatuto de los Trabajadores, donde se habla de la obligación de ser puntual, de no revelar secretos comerciales o de cumplir con la normativa aplicable; hay que sumar los que se derivan del uso de internet.

La red de redes pone en un aprieto a los responsables de la función de Recursos Humanos en la empresa, abriendo nuevas posibilidades, pero sembrando retos que, aunque superables, requerirán de un esfuerzo adicional, tanto en la gestión como en la estrategia.

 

Derechos y obligaciones del trabajador conectado

El acceso a Internet de los empleados se ha convertido en algo común. Al proporcionar acceso instantáneo a la información. Se trata de un vehículo para la comunicación de los empleados, y una herramienta de productividad necesaria para la mayoría de las organizaciones.

Sin embargo, aunque Internet ofrece herramientas de correo electrónico, comercio electrónico e investigación, también abre más vías para la distracción de los empleados, que van desde lo inocente, canales de entretenimiento y compras; hasta la ofensiva, como el juego y la pornografía.

Como resultado, la web está fomentando la aparición de problemas que hacen cuestionarse los nuevos derechos y obligaciones del trabajador. Entre las consecuencias del acceso libre a internet se encuentran las siguientes:

  • Pérdida de productividad por distracciones.
  • Descargas ilegales de contenido online.
  • Consulta de sitios web ilegales.
  • Aumento de la vulnerabilidad de la empresa por errores de los usuarios en cuestiones que afectan a la seguridad informática.

 

TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

 

Además de problemas relacionados con la protección de datos sensibles, aumento de la conflictividad laboral y el incremento de probabilidades de que la empresa resulte sancionada, el mayor desafío tiene que ver con la necesidad de adaptarse con agilidad a los avances tecnológicos que se producen, abriendo nuevas lagunas legales y normativas que puede dar lugar a nuevas consecuencias perjudiciales para el negocio.

Por eso, a medida que el cambio continúa, los profesionales de recursos humanos deberán asumir un papel más proactivo en la administración del uso de Internet en el entorno laboral, estableciendo actualizaciones que normalicen los derechos y obligaciones del trabajador.

 

¿Cómo se puede lograr un equilibrio entre los intereses de la empresa y los empleados en cuestiones de Internet?

El acceso autónomo a la información se considera un beneficio para los empleados en estos días, aunque está comprobado que también abre la puerta a una problemática de importantes dimensiones.

La solución pasa por revisar los derechos y obligaciones del trabajador y, si bien no sería necesario recurrir a políticas de privación del uso de dispositivos móviles particulares en el área de trabajo, salvo excepciones justificadas por motivos de seguridad laboral, sí que es preciso tomar acción e introducir políticas que apoyen una utilización responsable. Ejemplo de ello serían las siguientes:

  1. Implementación de una solución EIM, que logre un equilibrio entre el uso de Internet profesional y personal en el lugar de trabajo.
  2. Uso de firewalls de nueva generación, con identificación dinámica de amenazas.
  3. Formación e información a los empleados acerca de las mejores prácticas relacionadas con el acceso a internet.
  4. Habilitación de un espacio de tiempo diario en el que se permite la navegación por internet con fines privados dentro de las instalaciones de la empresa.

 

De acuerdo con datos publicados en Society for Human Resources Management, “entre el 30 y el 40 por ciento de la actividad de los empleados en Internet no está relacionada con el trabajo”, ejemplo de ello son dos cifras: 28 y 70, que corresponden respectivamente al porcentaje de empleados que hacen compras de regalos desde la y al del tráfico de pornografía en Internet que se produce ocurre durante la jornada laboral de 9 a 5.

Teniendo en cuenta que el uso indebido de Internet en el lugar de trabajo les cuesta a las empresas millones de euros en productividad perdida cada año, es momento de poner soluciones y éstas pasan por la revisión de los derechos y obligaciones del trabajador en este área.

¿Conoces el Máster en Dirección de RR.HH. Executive de EAE Business School?

 

Créditos fotográficos: jacoblund

POST - TOFU - Aumento de Sueldo


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario