Decide el mejor momento para pedir un aumento de sueldo

14 Lecciones Maestras para Conseguir un Aumento de Sueldo

Tener éxito o fracasar en la solicitud de aumento de salario depende de varios factores. Por un lado de tus posibilidades como empleado,  que estarán marcadas por tu rol dentro de la empresa (aspectos internos), por otro lado de la situación en que se encuentre la empresa (aspectos externos)  y también del momento y el modo en el que esta subida de sueldo se solicita (aspectos contextuales).

Una solicitud adecuada en un momento equivocado puede provocar un resultado negativo. No es lo mismo entrar en el despacho de tu jefe para pedir un aumento el día antes de que se marche de vacaciones a hacerlo justo a su vuelta.  Tampoco es igual si es verano o si es final de año, justo cuando se cierra el ejercicio y se preparan los presupuestos para el año que viene. Influye además si acabas de conseguir cerrar una operación de éxito o finalizar un gran proyecto que ha reportado beneficios directamente a la empresa.

Elegir el mejor momento para pedir un incremento salarial te coloca en mejor disposición para negociar. Por eso es importante que seas paciente, observes y analices para decidir cuándo vas a actuar.

TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

Planificación concreta frente al calendario
Una práctica muy aconsejable es estudiar el momento directamente sobre un calendario del año.

  • Cierre del ejercicio: marca en tu calendario hitos clave como el cierre del ejercicio y la negociación de objetivos, que suele ser a final de año. Este suele ser un buen momento, pues las empresas están preparando sus presupuestos para el año próximo. Piensa que tu jefe tiene asignado un presupuesto para su departamento y que subirte el sueldo puede provocar un desajuste que vaya en contra de sus objetivos. Por mucho que te aprecie, tendrá este factor muy en cuenta, por lo que valorará que le hagas la petición en un momento en el que tiene margen para negociarlo con sus superiores, que serán quienes seguramente tomarán la decisión final.
  • Vacaciones: señala también en el calendario las vacaciones para descartarlas como momento idóneo. Tu jefe estará pensando en sus vacaciones y no querrá oir hablar de problemas. Para él, tu subida de sueldo es un pequeño conflicto de intereses que tiene que afrontar; los intereses de la empresa frente a tus motivaciones personales.  Además, el verano es un momento de inactividad general para la empresa, donde los proyectos se ralentizan y no se toman grandes decisiones de cara al último semestre del año. El objetivo de una compañía durante los trimestres finales es salvar la cuenta de resultados, es decir, ganar más y gastar menos.  En consecuencia, las partidas de gastos nunca se amplían en estos periodos.
  • Ciclo del jefe: ponte en el lugar de tu superior y piensa en qué momento del año estará más predispuesto a escuchar tus demandas.  Márcalos como adecuados, al igual que aquellos en los que está establecida la celebración de reuniones de evaluación, encuestas de empleados y similares.
  • Proyectos clave: por último, anota los momentos concretos en los que se cerrarán los proyectos en los que estás trabajando.  Si trabajas bien y se terminan de forma satisfactoria, tus posibilidades de negociar aumentarán exponencialmente, pues serás considerado como un empleado de valor para la compañía. El final de un proyecto de éxito suponen los “quince minutos de gloria” para los empleados que han trabajado en él, aquel momento en el que tienen más visibilidad para el mando directivo de la empresa.

¿Algunos de estos eventos coinciden en la misma semana del año? Estás de suerte, has encontrado tu momento.

El mejor lugar para negociar
El lugar donde te acercas a tu jefe para pedirle que te suba el sueldo es tan importante como el momento en que lo haces. Aunque resulte obvio, el pasillo no es el mejor lugar para acercarte con este tipo de demandas. Parecerá una amenaza, un “aquí te pillo, aquí te mato” y le predispondrá de forma negativa.

Si tienes la suerte de compartir ocasiones informales y privadas con tu superior, como la vuelta de una reunión con clientes, una comida de trabajo o similar, puedes aprovecharlos para anunciarle tu intención y pedir una cita formal con él donde le expongas tus argumentos.

Solicitar una reunión
Una vez que tienes señalada en el calendario la fecha en que tendrás las mayores oportunidades, planifica esa reunión formal, donde puedas disponer del tiempo suficiente como para exponer las razones que te han llevado a considerar que mereces un incremento de salario y tu jefe tenga la predisposición para prestarte toda su atención.

La reunión es importante por ese motivo. Si él elige el día y la hora, tendrás la seguridad de que es su mejor momento. Evitarás interrumpirle cuando está ocupado o nervioso por cuestiones que desconoces o entretenerle cuando está a punto de salir.

Por eso, intenta que sea antes de una pausa, por si la conversación se alarga. Establecer la reunión un viernes también es una buena idea. Así, durante el fin de semana tu jefe tendrá tiempo para meditar sobre lo que habéis tratado y valorar su decisión.

Si al comenzar la entrevista ves que ha tenido un mal día o lo notas de mal humor, aplázala a otra ocasión. Por un lado agradecerá tu consideración y se sentirá aliviado. Por otro, evitarás que factores externos en los que no tienes nada que ver se vuelvan contra ti durante la negociación.

Fuente Imagen: Flickr/ Victor1558

POST - TOFU - Aumento de Sueldo

Tags:

Añadir comentario