¿Conoces los beneficios del coaching corporal?

Hoy por hoy, el coaching es una de las herramientas más demandadas por los directivos de todo el mundo. Sin ir más lejos, se estima que en España ya son 3.000 las personas que ejercen como coach y, que a nivel mundial, esta disciplina mueve 1.077 millones de euros. Sin duda, es la piedra filosofal en la que muchos ejecutivos se apoyan para adaptarse y responder de forma efectiva a los nuevos retos de la sociedad. Supone una nueva forma de pensar, de ser y de funcionar. Pero, ¿qué papel juega en este proceso el denominado coaching corporal?

Apréndelo todo sobre la inteligencia emocional y como aplicarla en nuestra guía: 3 actividades que puedes comenzar hoy mismo para desarrollar tu Inteligencia Emocional

Los líderes del siglo XXI recurren al coaching para ser capaces de generar una valor añadido en sus empresas y entre sus colaboradores, siendo en su conjunto más productivos y competitivos. Se trata de redirigir el rumbo del equipo para sacar a relucir lo mejor de cada uno de los individuos que lo forman y aprovechar al máximo esa capacidad en pro del beneficio común. Y en este sentido, el que debe dar ejemplo en primer lugar es el directivo. De modo que, debe ser capaz de detectar, conocer y liderar sus propias emociones, aptitudes, actitudes y sentimientos para poder dar el salto y gestionar de forma eficaz las situaciones y respuestas emocionales de sus colaboradores.

Es aquí donde el coaching corporal cobra relieve. Partiendo de la base de que todos nuestros actos implican el plano físico, mental y corporal, esta modalidad recurre al trabajo corporal mediante la música, la dramatización, la expresión, la relajación, los juegos de roles, la voz o la respiración, entre otras técnicas. De este modo, afloran en el individuo actitudes y potencialidades que antes no se habían tenido en cuenta pero que son realmente útiles para relacionarnos con los demás, liberar cargas emocionales, agudizar la atención, controlar la ansiedad o el temido síndrome de “Burn-out” y, en definitiva, encontrar nuevas formas de estar en el plano laboral y profesional.

El coaching corporal ya es una realidad en los programas de gestión del estrés de muchas empresas ya que supone una mejora de la salud y del nivel del bienestar de los empleados que, a corto y medio plazo, se traduce en un mejor clima laboral en beneficio de la compañía. Basada en otras muchas disciplinas como la eutonía, el taoísmo, los juegos teatrales o la ontología del lenguaje, esta variedad de coaching nos prepara para conocer nuestro cuerpo, cómo responder con el ante determinadas situaciones del día a día y cómo controlar los gestos, el tono y la postura corporal de forma positiva.

Se estima que al menos el 93 % de la comunicación es no verbal, de ahí, la importancia de controlar el lenguaje corporal: los brazos cruzados, la cabeza baja o andar con los hombros en alto, todo comunica. En este sentido, los expertos en coaching corporal, afirman que mediante esta modalidad -trabajando y escuchando a nuestro cuerpo- podemos ser capaces de modificar nuestras emociones, nuestros estados anímicos y el de nuestros equipos, estar mejor preparados para la toma de decisiones y establecer nuevos vínculos y metas dentro de la empresa. Y tú, ¿ya lo has probado?

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

Añadir comentario