Comprueba el valor de tu hipótesis con ‘Validation Board’

Los planes de negocio son el marco que indican cómo nos moveremos en el mercado al que aspiramos ingresar. Sin embargo, la eficacia de ellos reside verdaderamente en la posibilidad de llevar a cabo todo lo que hemos planteado.

Es uno de los momentos más importantes a los que se enfrentan los emprendedores, independiente del sector al que pertenezcan. Se trata de poner a prueba lo que hemos concebido para nuestro negocio. Y las opciones, básicamente, son dos: o confirmamos que nuestras hipótesis eran ciertas o estamos abocados a replantearlas.

Descubre como financiar tu start-up con nuestra guía: Crowdfunding vs Angel Investment vs Venture capital

Recientemente, el modelo Lean Startup Machine ha diseñado una herramienta que facilita dicho proceso. El Validation Board es un cuadro que relaciona varios conceptos con el objetivo de gestionar las hipótesis de tu negocio.

Expresado como un sistema de filas y columnas, este recurso ofrece la posibilidad de plantear  hipótesis sobre un tema en concreto (clientes, medios de distribución, planes de marketing) y seguir de cerca su evolución. Los conceptos básicos que se deben tener en cuenta a la hora de aplicarlo son los siguientes:

  • Hipótesis o problema: son aquellas ideas previas que se desprenden del modelo de negocio al que aspiramos. Muchas veces se expresan a manera de pregunta. Cualquier elemento es susceptible de ser sometido al análisis del Validation Board: los clientes a los que queremos llegar, los hábitos de compra, los medios para adquirir los productos, el tipo de ofertas, entre otros.
  • Criterio mínimo de riesgo: es el barómetro que emplearemos en la confirmación de nuestras hipótesis. A veces basta con herramientas numéricas o estadísticas. Otras veces necesitaremos de indicadores cuantitativos.
  • Método: se trata de las estrategias que pondremos en marcha para confirmar o no nuestras hipótesis. El modelo Lean Startup ofrece tres métodos clásicos: la exploración, el Conserje y el Pitch. Sin embargo, lo importante es acercarse a la realidad del mercado para saber si nuestra idea inicial era cierta o no.
  • Validación / invalidación: en la zona de resultados, es importante clasificar cada hipótesis en función de si corresponde a la realidad de nuestro mercado. La validadas son aquellas que han superado el umbral establecido en el criterio mínimo de éxito; las invalidadas, por el contrario, no han encontrado confirmación. En este último caso, el emprendedor debe decidir si aplica un nuevo método de validación o si, en cambio, la descarta definitivamente y se centra en nuevas hipótesis.

 

‘Validation Board’: hazlo tú mismo

1.     Plantea la hipótesis o el problema que has incluido en tu plan de negocio.
2.     Mide el riesgo de la hipótesis: alto, medio, bajo, mínimo.
3.     Establece el indicador, numérico o no, que confirmará tu hipótesis.
4.     Sal al mundo real: realiza entrevistas, encuestas, charlas, visitas, entre otros.
5.     Con la información recabada, mira si tu hipótesis ha sido confirmada o no.
6.     Si la respuesta es sí, has conseguido un gran aporte para tu idea de negocio.
7.     Si la respuesta es no, piensa si quieres insistir en ella o desecharla.
8.     En caso de que quieras insistir, analiza cuál sería la solución adecuada.
9.     Aplica la solución e inicia un segundo ciclo de validación.
10.   Si logras validarla, has conseguido nueva información para tu empresa.

 

Post relacionados:

 

New Call-to-action

Tags:

1 Comentario

  1. jaime
    13 mayo, 2016

    hola
    cordial saludo
    me parece una pagina muy aportante al conocimiento tanto para el que quire iniciar un proyecto como para el que ya lo culminó, para este debiera de ser su biblia…muchas gracias

Añadir comentario