Tendencias actuales de evaluación del desempeño  

En el escenario actual ya no sólo se habla de evaluación del desempeño, una labor de cuyos beneficios hemos hablado en otras ocasiones y a la que muchas empresas se han sumado con el objetivo de mejorar la calidad de sus procesos.

Ahora se ha ascendido un escalón más en este enfoque y por ello lo que se encuentra en el centro del análisis son las tendencias de evaluación del desempeño; es decir las vías, los mecanismos y las acciones que más se están imponiendo a la hora de evaluar los procesos que tienen lugar en un negocio.

 

Evaluación del desempeño actual, ¿cambio de paradigma?

La pregunta que un buen número de directores de empresa se hacen en la actualidad es si el proceso de evaluación del desempeño tal como lo conocemos hasta ahora se ha quedado obsoleto, quizá no plenamente pero sí en algunos procedimientos y acciones.

Pues bien, esa sola pregunta ya es un síntoma de la evolución que se está presentando en esta área, sobre todo de cara a los retos planteados por la gestión empresarial del siglo XXI. De hecho, no son pocos los sistemas que ya no responden a las exigencias de los entornos; es necesario actualizarlos.

 

TEXT - TOFU - Secretos Liderazgo

 

Por ejemplo, la evaluación del desempeño que cumplía ciclos anuales, semestrales o incluso trimestrales ya está dando muestras de caducidad. Los procesos actuales son mucho más ágiles y requieren de una intervención en tiempo real.

 

¿Qué tendencias se imponen en la evaluación del desempeño?

Aunque la evaluación del desempeño no es una acción que se lleve a cabo de la misma manera en todas las áreas, pues cada una de ellas tiene especificidades que es necesario tener en cuenta, en la actualidad se puede hablar de algunas tendencias en este terreno, como por ejemplo las siguientes:

  • Estimulación de una cultura basada en el mérito. Este elemento va de la mano con el alto desempeño. Si se sabe destacar y recompensar el esfuerzo de las personas que forman parte de una organización, así como su aportación al conjunto de las acciones, la evaluación será mucho más sencilla y no se tomará como una imposición sino como un elemento corporativo más.
  • Lo primero es la persona, no la medición. Medir cuantitativamente ya no es la única forma de evaluar el desempeño. Ahora el centro del proceso debe ser el trabajador, a quien se debe acompañar en un proceso de mejora continua. Se amplía la gama de indicadores cualitativos.
  • Prevalencia del trabajo en equipo y las redes de colaboración. ¿Qué empresas pueden sobrevivir hoy día sin un trabajo en equipo sólido y unas redes a través de las cuales circule la información indispensable para los procesos? Ninguna: las empresas son equipos y como tal hay que asumirlos.
  • La transparencia como valor fundamental. Cualquiera que sea tu modelo de evaluación del desempeño, éste debe estar basado en la transparencia de los datos, las acciones y los procedimientos. La información debe estar accesible a todos los miembros de los equipos y ser utilizada por cada uno de ellos para el beneficio del conjunto de acciones.

 

En conclusión, las tendencias actuales en evaluación del desempeño apuntan cada vez más a un seguimiento más humano, así como a acciones más ágiles, inmediatas y en las que los responsables de un negocio puedan intervenir en tiempo real. ¿Qué tan lejos está tu empresa de ello? ¿Qué te hace falta?

 

POST - TOFU - Secretos Liderazgo


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario