Seis ideas sobre la estructura organizacional horizontal

En posts anteriores hemos hablado de las diferentes estructuras organizacionales que existen, sus características, así como sus ventajas e inconvenientes. En esta ocasión nos centraremos en el organigrama horizontal. El rasgo característico de las estructuras horizontales es que se transfiere la responsabilidad en la escala de gestión, es decir, se capacita a los empleados para hacerse cargo, ayudar a tomar decisiones y sentirse responsables del éxito de la compañía. Aquí tienes las claves para entender cómo funciona.

Estructura

Las organizaciones horizontales tienen relativamente pocos niveles de dirección. A veces, incluso uno solo. A diferencia de las estructuras altas, comunes en muchas empresas, las estructuras horizontales tienen una corta cadena de mando y un amplio abanico de control de gestión. En una estructura horizontal, la mayoría de los empleados informan a un administrador único. Debido a la reducción del número de capas de gestión, las pequeñas organizaciones sacan el máximo provecho de las estructuras horizontales.

Comunicación

Una estructura horizontal facilita un mayor nivel de comunicación entre los empleados y la gerencia. Tiende a ser más democrática y a ofrecer un mayor nivel de innovación. La comunicación suele ser más rápida, más fiable y más eficaz que en las estructuras altas. La entrada del personal directo conduce a un mayor apoyo a las decisiones y menos luchas por el poder y por los desacuerdos.


TEXT - TOFU - Desafios que no dejan dormir


Toma de decisiones

Las estructuras más horizontales son más flexibles y adaptables que las estructuras más altas. Ese nivel de flexibilidad significa que las decisiones se toman “según sea necesario”, lo cual le permite a la empresa tener mayor facilidad para servir a sus clientes. En una organización horizontal, los miembros del personal tienen más poder y pueden tomar algunas decisiones inmediatamente.

Actuación, producción y rentabilidad

Una estructura horizontal gira en torno al personal cualificado y competente. Contar con grupos de trabajo capaces y completamente comprometidos deriva en trabajadores más felices y una menor rotación. Cuando los empleados son más responsables de las operaciones, toman como orgullo personal el éxito de la empresa.

Desventajas

Un problema con una estructura horizontal es que los trabajadores podrían tener más de un jefe. Limitar la altura de la estructura también puede obstaculizar su crecimiento. El éxito de las estructuras horizontales se limita a veces a las empresas más pequeñas, como las asociaciones y cooperativas. Debido a que la estructura está basada alrededor de un “pensamiento grupal”, la función de cada departamento puede superponerse y difuminarse en el papel del otro, causando cierta confusión.

Las empresas pequeñas frente a las grandes

Una estructura horizontal funciona mejor para las organizaciones pequeñas o para las pequeñas unidades dentro de una organización más grande. Las grandes estructuras horizontales pierden los beneficios de la estructura cuando hay demasiadas variaciones entre las oficinas o lugares.

 

Post relacionados:


POST - TOFU - Desafíos que no dejan dormir

Tags:

Añadir comentario