Qué hacer para poner en valor tu trabajo

Conseguir que tu empresa valore tu trabajo es una carrera de fondo que no se consigue en el corto plazo. Implica un gran esfuerzo y tomar decisiones acertadas sobre la manera de desarrollar las tareas en el día a día. José Canseco, experto en gestión del talento y desarrollo de personas explica que “cada uno de nosotros hacemos propio el puesto de trabajo que ocupamos. Las empresas elaboran más o menos las descripciones de los puestos, pero posteriormente la realidad dice que dos personas que desempeñan el mismo puesto de trabajo hacen cosas diferentes. En cosas como la manera en que organizan el trabajo, dando más importancia a unas cosas que a otras, cómo se enfrentan a los problemas o en las decisiones que se toman. Por lo tanto la clave está en entender y transmitir qué es lo que tú haces como individuo, qué aporta valor a la compañía más allá del puesto que desempeñas”.
Además, existen ciertos ámbitos en los que puedes tomar la iniciativa para ser más valorado como profesional dentro de tu organización.

Consigue que tu perfil tenga visibilidad
Para conseguir tener visibilidad, es necesario que intentes participar en foros de decisión, estar en aquellos lugares donde se toman las decisiones y se deciden las estrategias. Puede que ya te encuentres en una posición de este tipo, pero si todavía no es el caso también puedes pedir a tu jefe participar en determinadas reuniones. Aunque no lo creas, tienes la capacidad de impulsar que esta situación se produzca. En pocas ocasiones se niega, a no ser que sean reuniones exclusivas para determinados perfiles.
“Por ejemplo en la valoración del desempeño” desvela Canseco, “hay espacios dedicados para que se hagan acuerdos personales entre jefe y colaborador. Un acuerdo puede ser de este tipo perfectamente”. Tu acercamiento hacia tu jefe puede ser: “sé que no tengo por qué estar en este tipo de reuniones, pero me interesaría porque es una manera de aproximarme hacia el puesto que quiero ocupar en el futuro, a información que ahí se discute que es importante para desarrollar mi trabajo actual o simplemente para aprender más”. En gran parte de los casos, tu jefe valorará tu interés e intentará que participes en estos foros. 

Trabaja el networking dentro de la compañía
Tener buenas relaciones con los compañeros es vital, así como trabajar los vínculos con las personas que toman las decisiones.  Si la empresa tiene una dinámica de trabajo por proyecto, aunque la evaluación del desempeño la haga el jefe directo, seguramente se pedirá opinión a otros responsables de los proyectos en los que has trabajado. Si gestionas el networking en este sentido, te podrás posicionar mucho mejor.

Sácale brillo a tus logros
Sin desmerecer el trabajo ajeno, siéntete orgulloso por los objetivos que alcanzas y los buenos resultados que obtienes. El refrán de que “el buen paño en el arca se vende” no sirve para conseguir un aumento de sueldo ni un mayor desarrollo profesional. Si eres bueno en tu trabajo, lúcete y deja que los demás lo vean.

Esfuérzate y logra una buena evaluación del desempeño
Te resultará mucho más sencillo argumentar tu esperado incremento salarial. Los escenarios y los modelos de evaluación del desempeño que ponen en marcha las empresas son cada vez más objetivos, aunque algunos siguen teniendo un componente subjetivo muy importante. Son instrumentos que existen precisamente para evaluar qué objetivos alcanza cada empleado y como lo ha hecho.
Si has logrado o si sabes que vas a lograr una buena evaluación del desempeño porque p.e.: has conseguido determinadas ventas, has alcanzado los objetivos marcados, tu actuación fue decisiva en circunstancias concretas o has conseguido logros importantes en proyectos especialmente difíciles, estarás preparando el terreno para cuando llegue el momento de pedir un aumento de sueldo.

TEXT - TOFU - Aumento de sueldo

Demuestra tu compromiso
Puedes tener altas capacidades y conocimientos, extraordinarias habilidades y una excelente evaluación del desempeño. Sin embargo, si no estás comprometido con la organización, con tu propio jefe, con tus funciones y con los resultados que se esperan de ti, todo tu potencial y capacidades quedarán empañados. Por otro lado, si tus capacidades y habilidades están en un nivel intermedio o incluso por debajo del estándar necesario pero tienes un altísimo compromiso, eso puede hacer que puedas llegar a unos mejores resultados. El compromiso es esencial y por eso en las organizaciones su valoración es creciente, más aún cuanto más profesionalizada está la gestión y más orientada al liderazgo está la compañía.
Hay muchas empresas que hacen evaluaciones, encuestas o tests de compromiso entre sus colaboradores. Aunque tiene un poder predictivo relativamente pequeño, respóndelas honestamente. El compromiso es difícil de evaluar y de medir, pero es fácil de identificar. ¿No crees que tu jefe sabe perfectamente cuándo estás comprometido en función de qué comportamientos potencias cada día? El compromiso es, en parte un sentimiento y, como tal, fluctúa. “Las personas se comprometen con unos jefes sí y con otros no, con unos proyectos así y con otros no” establece José Canseco, profesor de recursos humanos en EAE Business School. “Esto tiene un coste de oportunidad, porque para comprometerse con un proyecto es posible que haya que dejar otro de “aparcado”. El contexto puede hacer que una persona esté comprometido un día y al día siguiente no, por cómo su jefe haya gestionado un problema, porque ya recibido alguna noticia, o incluso por elementos externos ajenos al propio trabajo. Ese nivel de compromiso puede que no se recupere nunca, o que lo vuelva a recuperar en días sucesivos”.
Por lo tanto, el compromiso es limitado en el tiempo, en proyectos o tareas concretas y con personas concretas. Todo esto lo sabe tu jefe y lo palpa en el día a día. A través de las actitudes que desarrollas, con cómo se venden los logros, con las ideas que se aportan, con el positivismo… De modo que para demostrar que estás comprometido no tienes que hacer nada, simplemente actuar como una persona comprometida.
Comprobarás que tu jefe aprecia tu criterio y valora tu compromiso, si cuando tiene un problema para el que no tiene la solución, acude a ti. Aunque sabe que quizá no podrás ayudarle, te llama y comparte ese problema contigo. “Lo que te está pidiendo es que seas cómplice, que participes con él para buscar entre todos las vías y alternativas para solucionar ese problema”, incide Canseco.

Identifica si tu puesto es crítico
Las compañías más profesionalizadas desarrollan proyectos en los que identifican que puestos concretos dentro de cada área o división son críticos para el negocio y para la estrategia de la compañía. Incluso se crean planes de sucesión para preseleccionar a las personas que ocuparán ese puesto en el momento necesario. 

Descubre cómo se valora tu puesto en el mercado, y su demanda
Es importante conocer la demanda en el mercado del puesto que ocupamos actualmente o de perfiles similares al nuestro. La ley de la oferta y la demanda, dice que a mayor demanda en el mercado de posiciones concretas o perfiles con aspectos específicos y menor oferta, más valorados estarán esas posiciones y/o profesionales.

Fuente imagen: Flickr/ KaiChanVong
El autor de este post es José Canseco, Profesor de EAE Business School y Socio Director de TheHumanTouch, empresa de consultoría estratégica de gestión de personas, cuyas principales áreas de experiencia son: modelos de liderazgo, performance management, sistemas de retribución, innovación organizativa y gestión del talento. Puedes seguirle en twitter: @JosCanseco




POST - TOFU - Aumento de Sueldo



Tags: ,

Añadir comentario