Lean thinking y el liderazgo

Las empresas generalmente adoptan la filosofía Lean para alcanzar objetivos específicos. Quieren ser más productivos, mejorar la salud de la organización o aumentar los ingresos. Pero el concepto Lean no trata simplemente de optimizar métricas. Lean thinking tiene mucho que ver con impulsar un cambio a nivel cultural, y eso comienza con el liderazgo.

 

TEXT - MOFU - Emprendedor MBA

 

Nueva visión y nuevos valores necesitan de una guía consistente, la que el buen líder proporciona a su equipo y que consiste en asesorar, incorporar e inspirar el Lean thinking en toda la organización.

 

La base sobre la que se asienta el Lean thinking

Lean thinking se basa en 3 fundamentos que el líder deberá interiorizar para poder transmitir al resto de la organización. Se trata de los siguientes:

  1. Propósito. Dado que el objetivo de la gestión Lean es entregar valor al cliente, todos necesitan una comprensión clara de qué es ese valor y cómo se mide. Una vez definido, el trabajo puede comenzar, orientándose al propósito de entregar ese valor de la manera más eficiente posible. Para pasar del Lean thinking a la acción, es fundamental crear equipos cohesionados. Tener un fin compartido y claramente definido es esencial para alcanzar objetivos.
  2. Los métodos Lean se centran en la mejora de procesos para eliminar los desperdicios y crear valor. Los líderes Lean creen que los procesos defectuosos restan valor a su propósito, y, por ese motivo, una de sus metas es lograr que los miembros de los equipos sean capaces de identificar y trabajar para corregir problemas y mejorar los procesos.
  3. Las organizaciones Lean no están dirigidas de arriba hacia abajo. Los líderes se esfuerzan por crear las condiciones para que los empleados sean los más proactivos y eficientes. Para ello, observan, hacen preguntas, provocan y ofrecen sugerencias constructivas. Fomentar el compromiso y guiar a los empleados hacia la mejora continua es el punto de partida para una empresa holística, alineada con el Lean thinking donde el éxito es el resultado de objetivos, actitudes, comportamientos y procesos promulgados por todos, todos los días.

 

Los principios rectores del liderazgo Lean

Los 5 principios de un sistema Lean guían las actividades diarias de cada líder Lean. Esos principios son:

  1. Identificar el valor. El valor se define por lo que el cliente necesita de un producto y se trata de un concepto informado por sus deseos y expectativas. En un sistema interno, el “cliente” puede ser otro equipo o departamento que determina sus requisitos de valor.
  2. Mapear el flujo de valor. Para aplicar el Lean thinking hace falta determinar cuáles son todos los procesos involucrados en la entrega de valor al cliente, de principio a fin. En un nivel alto, el mapeo del flujo de valor puede ser detallar la ruta de los materiales a medida que se mueven a través del diseño y se entregan en un producto, identificando departamentos y procesos. Otra forma de ver el flujo de valor es mapeando el flujo de información a través de un departamento u organización. El mapeo brinda una mayor comprensión de las operaciones de negocio y es el primer paso para identificar los desechos.
  3. Crear flujo. Consiste en trabajar para ayudar a hacer avanzar el producto, los procesos o la información a través del flujo de valor sin interrupciones, retrasos ni cuellos de botella. El flujo hace que todo se mueva en una secuencia cerrada con alta eficiencia y poco desperdicio.
  4. Ir del impulso a la inercia. Si se consigue mantener el flujo, los productos se podrán entregar al cliente a la medida de sus necesidades. El uso de un modelo de entrega “justo a tiempo” reduce el exceso de inventario, la producción excesiva o insuficiente o la demanda insatisfecha. El beneficio de este empuje que comienza con un impulso y se mantiene por inercia, es que todo se produce de manera altamente eficiente, exactamente cuando se necesita, en las cantidades requeridas.
  5. Buscar la perfección. Incluso con un proceso muy bueno, una evaluación adicional del flujo de valor siempre revela desperdicios o excesos que podrían eliminarse. El flujo siempre se puede refinar, como dicta el Lean thinking.

 

Los sistemas Lean y sus líderes están comprometidos en la mejora continua de los procesos. Entre el cambio cultural que ayuda a avanzar hacia un enfoque Lean thinking a toda la organización y la repetición de los 5 principios del liderazgo Lean se encuentra la clave del éxito de las empresas que hacen ajustes una y otra vez en la búsqueda de la perfección y que entienden que la creación de valor es su fin último.

 

Créditos fotográficos: Auris

 

POST - TOFU - Habilidades Emprendedor


1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(Ninguna valoración todavía)

Entradas relacionadas

No hay comentarios

Todavía no hay ningún comentario en esta entrada.

Deja un comentario