El umbral de rentabilidad, también conocido en el plano empresarial como punto muerto, hace referencia al número de productos o servicios que un negocio debe vender para cubrir tanto los gastos directos como los gastos totales de dicho proceso.