El ecosistema de startups españolas está prosperando. Los informes muestran que, en 2017, la inversión de las empresas tecnológicas en España creció un 45%. Y en enero y febrero de 2018, un gran número de startups españolas obtuvieron financiación de los principales inversores de todo el mundo.